El secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, telefoneó hoy al ministro de Defensa egipcio, Abdelfatah al Sisi, para reafirmar que la cooperación en temas de defensa es "una piedra angular" de la relación estratégica entre los dos países.

Por su parte, Al Sisi reiteró a Panetta el compromiso de Egipto de "garantizar la seguridad del personal y las instalaciones diplomáticas" de EE.UU., indicó un comunicado de prensa divulgado por el secretario de prensa del Pentágono, George Little.

En la conversación, Panetta subrayó a su homólogo egipcio "la importancia de garantizar la seguridad de la misión diplomática" estadounidense en la capital egipcia.

Asimismo, el secretario de Defensa de EE.UU. aprovechó la ocasión para "condenar los esfuerzos por denigrar el islam y expresó su respeto por las protestas pacíficas".

No obstante, Panetta "dejó claro que la violencia contra derechos fundamentales como la libertad de religión y de expresión son inaceptables, y que nunca existe justificación para violencia contra inocentes".

Panetta estuvo presente hoy en una ceremonia de recepción por parte del presidente de EE.UU, Barack Obama, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, de los restos mortales del embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, y los otros tres compatriotas asesinados en Bengasi el martes en un asalto al consulado de EE.UU.

El ataque se produjo después de que grupos de manifestantes se concentraran ante el consulado para protestar por un video sobre el profeta Mahoma considerado blasfemo por los musulmanes y supuestamente producido en EE.UU.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses sospechan que se trató de un asalto planificado en el que un grupo terrorista usó como "distracción" la protesta desatada por el video.

Por su parte, las manifestaciones, que surgieron en El Cairo el martes, continuaron hoy en Egipto donde se produjeron de nuevo choques entre la Policía egipcia y manifestantes junto a la embajada estadounidense.