El Legislativo, controlado por el oficialismo, aprobó el viernes en tercer y último debate cambios a la legislación electoral y que entrarán en vigor durante las elecciones presidenciales del 2014, en medio de enfrentamientos a gritos y golpes entre pequeños grupos a favor y contra de las reformas.

Las reformas incluyen el impulso a las candidaturas independientes y la obligación para los partidos de que el 50% de sus candidatos sean mujeres.

La entrada de la Asamblea fue custodiada por un cordón de policías antimotines y no se permitió la presencia del público a la sesión, que concluyó con la aprobación de las reformas con 40 votos a favor y 22 en contra.

Al conocer que la norma fue aprobada, grupos de ambos bandos que aguardaban en los predios de la Asamblea comenzaron el desorden y entre gritos y empujones se lanzaron piedras y botellas, algunos hasta se fueron a los puños. Varias ventanas de vidrio de apartamentos y de comercios cercanos al recinto legislativo resultaron dañadas. No se informó de detenidos. Políticos de oposición y de gobierno se han acusado mutuamente de llevar a los predios de la institución personas para provocar confusión.

Los cambios fueron aprobados tras más de dos semanas de polémicos debates y disturbios callejeros.

Las reformas son rechazadas por la oposición, que acusa a los diputados oficialistas de buscar con ellas favorecer a más de una docena de legisladores que abandonó al partido por el cual fueron electos para ingresar a las filas de Cambio Democrático, del presidente Ricardo Martinelli. Sostienen que estos diputados se benefician al eliminarse con los cambios la posibilidad de que un elector vote a la vez por más de un candidato a diputado.

"Cambio Democrático prefirió legislar para su propio beneficio en contra del pueblo", dijo el presidente del opositor Partido Panameñista y actual vicepresidente del país Juan Carlos Varela.

El presidente de la Asamblea Nacional, Sergio Gálvez, desestimó las protestas y aseguró que los cambios actualizan el código electoral panameño. "Con la aprobación de esta ley estamos consolidando la democracia y actualizando las normas lectorales", dijo.

Entre los cambios figuran el impulso a las candidaturas independientes al establecer que se requieren de 16.000 firmas para postular un candidato independiente a la presidencia. También se reguló la paridad electoral al dejar establecido que los partidos políticos tendrán que garantizar que el 50% de las postulaciones sea para mujeres.

Las reformas deben ser sancionadas por el presidente Martinelli y publicadas en la Gaceta Oficial, para que entren en vigencia.