Josesito López surgió este verano casi del anonimato a las máximas alturas del pugilismo mundial, abriéndose camino al acaudalado espectáculo de Las Vegas contra el muy querido campeón mexicano Saúl "Canelo" Alvarez.

¿Y qué pasa si su combate el sábado con taquilla totalmente vendida en el hotel MGM Grand Garden es ligeramente opacado por el título de peso medio que se realizará unas cuantas cuadras abajo en la misma Avenida Tropicana?

López está gozando su momento de brillo tanto como dure, incluso si la mayoría piensa que terminará ante Alvarez, el pelirrojo mexicano rompecorazones que a inicios de la semana era favorito por 14-1.

"Realmente me encanta la posición (en que se encuentra)", dijo López. "Entre más gente no crea en mí, probablemente sea mejor para mí. Pienso que eso hace que la victoria sea mucho más dulce, la motivación más grande. Pienso que eso es realmente lo que me impulsa, y los pocos que creen en mí, pienso, son una motivación para que yo sea más grande y más fuerte", agregó.

Alvarez (40-0-1, 29 KOs) defenderá su título medio junior del Consejo Mundial de Boxeo contra López (30-4, 18 KOs), compitiendo durante el fin de semana de celebración de la Independencia de México con la pelea transmitida en pago por evento entre Sergio Martínez y el mexicano Julio César Chávez Jr., a realizarse en el Thomas and Mack Center.

Aunque López tiene la mejor historia, Alvarez es el astro del espectáculo. El atleta de 22 años está encabezando por primera vez un espectáculo grande en la capital del boxeo, con venta total de taquilla en la sede más popular de Las Vegas.

A los aficionados mexicanos no parece importarles que "Canelo" se esté enfrentando a un peso welter de Riverside, California, que subió de categoría, quien ha dedicado la mayor parte de su carrera a pelear en salones pequeños de hoteles y casinos en todo el sur de California.

"Nunca pienso que ningún peleador será una pelea fácil", comentó Alvarez. "El es un buen peleador, muy listo. Tiene combinaciones muy, muy buenas, así que pienso que es un muy buen peleador. Y no, nunca soy demasiado confiado. Me preparé muy bien", señaló.