La mexicana Sandra Avila Beltrán, conocida como "La Reina del Pacífico", se declaró el viernes inocente de dos acusaciones de narcotráfico en un tribunal federal de Miami.

En una breve audiencia judicial frente a la jueza Alicia Otazo Reyes, el abogado Stephen Ralls dijo que Avila Beltrán era inocente de los cargos de asociación ilícita para importar cocaína y asociación ilícita para distribuir al menos 100 kilogramos de cocaína en Estados Unidos.

"Presentamos la declaración de inocencia de ambas acusaciones", manifestó Ralls, parado junto a su clienta frente a la magistrada federal.

La declaración de inocencia tuvo lugar una semana antes de una audiencia en la que la jueza deberá determinar si acepta o no el pedido de la defensa de Avila Beltrán de postergar el inicio del juicio, fijado para el 24 de septiembre. Ralls ha solicitado más tiempo para preparar su caso y ha manifestado que no ha tenido acceso a las evidencias presentadas por la fiscalía.

En caso de ser declarada culpable, Avila Beltrán, de 51 años, enfrentaría una condena mínima de 10 años de prisión y una máxima a cadena perpetua.

La presunta narcotraficante mexicana fue extraditada desde su país a comienzos de agosto y desde entonces permanece detenida en una prisión federal del centro de esta ciudad, ubicada a pocos metros del tribunal donde se realizó la audiencia.

Avila Beltrán, sobrina del narcotraficante mexicano Miguel Angel Félix Gallardo, fue arrestada en México en 2007 cuando tomaba un café en un restaurante y desde entonces ha asegurado que es inocente y que se ganaba la vida vendiendo ropa.

Gallardo, conocido como "El Padrino" del narcotráfico mexicano, purga una condena a 40 años de cárcel por crímenes y el asesinato del agente antidrogas estadounidense Enrique Camarena en 1985.

Estados Unidos presentó las acusaciones contra la mexicana en 2004.