La hija mayor del matrimonio británico de origen iraquí asesinado la semana pasada en los Alpes franceses junto con su abuela y un ciclista vio a un único asesino, según publica hoy la televisión francesa "M6".

Zainab, de 7 años, que resultó herida de gravedad, con un disparo en el hombro y numerosos golpes en la cabeza, fue trasladada hoy al Reino Unido.

Pero antes fue interrogada por los gendarmes franceses, según "M6", que señala que la menor dijo a los investigadores haber visto "a un malvado".

En la escena del crimen, una zona boscosa cerca del lago de Annecy, en los Alpes franceses, se encontraron hasta 25 casquillos de bala, lo que había alimentado la teoría de que hubiera más de un asesino.

Zainab fue la única superviviente de la masacre junto con su hermana menor, de cuatro años, que se escondió entre maletas en la parte trasera del vehículo en el que fue asesinada su familia.

Perecieron sus padres, británicos instalados en las afueras de Londres desde hace años, y su abuela materna, además de un ciclista del lugar que había salido a pasear por la zona.

El testimonio de la hija mayor aparece como clave para esclarecer el misterioso crimen.

El fiscal de Annecy, Eric Maillaud, reconoció que la niña de siete años parece ser la única que vio al o a los asesinos, pero señaló que el testimonio de una menor no siempre conduce a la resolución del caso.

Los investigadores estudian tres grandes pistas sobre la masacre, ligadas al origen iraquí de la familia, instalada desde hace años en las afueras de Londres, al trabajo en la industria aeronáutica del padre y a un conflicto familiar que existía con un hermano del mismo.