Honduras se ubicó como el país de América Latina y el Caribe con la mayor tasa de homicidios de la última década con una elevada tasa de 91,6 víctimas de homicidio por 100.000 habitantes y 7.104 asesinatos reportados por la policía el año pasado, según un informe sobre seguridad ciudadana en las Américas difundido el viernes por la Organización de Estados Americanos (OEA).

La nación centroamericana mostró un marcado incremento de la violencia durante el último lustro, que incluyó la crisis política tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en 2009 y la posterior violencia generada por carteles del crimen organizado desplazados ante el acoso de los esfuerzos antinarcóticos en México, para los que Estados Unidos ha comprometido 1.400 millones de dólares a través de la Iniciativa Mérida.

Las cifras del 2011 representan el nivel más alto desde que la tendencia ascendiente comenzara en 2004, cuando la tasa de víctimas de homicidio intencional fue de apenas 31,9 por cada 100.000 habitantes.

Le siguen El Salvador (69,2) y Jamaica (41,2), en el informe elaborado por la OEA y que representa una síntesis de la situación de las Américas en materia de seguridad ciudadana, agrupada en 82 tablas estadísticas.

Venezuela ocupó el cuarto lugar con una tasa de 49,3 en 2009, la más reciente. Colombia registró una tasa de 37,7 homicidios por 100.000 habitantes en 2010 y México 18,6.

Los guarismos más bajos correspondieron a Canadá (1,5), Chile (3,7) y Estados Unidos (4,6).

Las estadísticas mostraron que las siete naciones centroamericanas vieron duplicar su tasa de homicidios la última década (26,6 en el 2000 y 43,3 en 2010), y que los 12 países caribeños experimentaron un incremento menor pero también importante, del 16,4 en el 2000 al 21,9 en el 2010.

Sin embargo, la tasa promedio de los 34 países en el hemisferio se mantuvo prácticamente igual en 15,6 en 2010, gracias a la estabilidad relativa en América del Norte (7,3 en el 2000 y 7,8 en 2010) y la mejora experimentada por los 12 países sudamericanos, que lograron descender la tasa en 2010 al 21,1 respecto al 26,1 registrado en el 2000.

El general colombiano Óscar Naranjo Trujillo, expresidente de la Comunidad de Policías de América (AMERIPOL), escribió en el prefacio del estudio que si bien existen focos de inseguridad serios y los índices de violencia son altos, "no se puede afirmar la existencia de un crimen organizado en su máxima expresión, ni tampoco considerar la existencia de 'ciudades fallidas', dado que aún la gobernabilidad prevalece".

___

Luis Alonso Lugo esta en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo