Un ex jefe policial vinculado a un dirigente caído en desgracia, en el mayor escándalo político ocurrido en décadas en China, será enjuiciado a partir de la semana entrante por cargos que incluyen deserción y soborno, dijeron el viernes autoridades judiciales.

El gobernante Partido Comunista busca poner punto final a este caso turbulento con vistas a la crucial transición nacional del poder prevista para dentro de algunas semanas en el país.

La causa contra el ex jefe de la policía de Chongqing, Wang Lijun, dará inicio el martes en un juicio público, dijo el viernes en entrevista telefónica un funcionario de la Corte Intermedia Popular de Chengdu que sólo se identificó por su apellido, He. La fuente señaló que carecía de mayores detalles.

Wang está acusado de deserción, sobornos, "manipulación de la ley para su propio beneficio" y abuso del poder, aún cuando no se han facilitado mayores detalles.

En el anuncio de este proceso no se hizo mención alguna de Bo Xilai, quien fuera jefe del acusado y uno de los principales dirigentes políticos de China antes de que cayera del poder este año debido al escándalo que desató el jefe policial.

Wang había huido a principios de febrero al consulado estadounidense en la ciudad cercana de Chengdú tras de que lo degradara Bo, el poderoso jefe del Partido Comunista de la ciudad.

Durante su permanencia en el consulado, Wang manifestó a los estadounidenses su preocupación por la muerte en 2011 del empresario británico Neil Heywood en Chongqing. Heywood era socio cercano de la familia Bo.

Ante la situación, la embajada británica solicitó una nueva investigación, en la que salió a la luz el homicidio de Heywood. Debido al caso, Bo fue despedido en marzo y su esposa, Gu Kailai, fue declarada culpable de envenenar a Heywood, al parecer debido a una disputa por dinero.

Gu recibió sentencia de muerte, pero esta se encuentra suspendida. Tres importantes agentes de la policía de Chongqing y un ayudante de la familia Bo también recibieron condenas diversas como cómplices en el homicidio y por encubrimiento.