La actividad eruptiva del volcán Fuego descendió al liberar su energía y su tendencia es a estabilizarse en las próximas 24 horas, tras su violenta erupción del jueves, informó hoy una fuente oficial.

El Instituto Nacional de Vulcanología (Insivumeh) aseguró en su reporte emitido a las 7.00 hora local (13.00 GMT) que la actividad del coloso, de 3.763 metros sobre el nivel del mar, ha descendido bastante y ya no mantiene eventos explosivos fuertes.

Las explosiones débiles del volcán, ubicado en el suroeste de Guatemala, emana hoy columnas de ceniza que solo alcanzan 300 metros de altura, explica la institución científica.

Los ríos de lava, que alcanzaron hasta los 1.000 metros de largo por 150 de ancho, también han disminuido a 700 y 100 metros, respectivamente.

Según el Insivumeh, los sismos causados por la violenta erupción del jueves también han descendido una vez que el volcán liberó su energía, y señaló que el coloso se estabilizará en las próximas 24 horas.

"Aun hay expulsión de pequeños flujos piroclásticos, a un ritmo de cada tres horas", anotó.

El Insivumeh recomendó hoy a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) bajar la alerta, porque, dice el reporte, el monitero señala que ya descendió su patrón eruptivo.

Sin embargo, advirtió a la navegación aérea tomar precauciones debido a la presencia de residuos de ceniza a una altura de entre 200 y 300 metros sobre el cráter del volcán.

Las autoridades de Protección Civil realizan hoy una verificación por las regiones afectadas por la caída de material volcánico para determinar si las más de 10.000 personas que fueron evacuadas ayer ya pueden retornar a sus hogares.

También verifican los daños causados, sobre todo a los cultivos agrícolas.