El entrenador coreano Pedro Kim será despedido por el Comité Olímpico Peruano (COP) tras concluir que agredió a la atleta peruana Gladys Tejeda, durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012, anunció hoy el presidente de esa institución, José Quiñones.

"Convocamos al profesor Pedro Kim a un proceso de disolución laboral" por la gravedad de los hechos, dijo Quiñones en declaraciones a Radio Programas del Perú (RPP).

La autoridad olímpica agregó que "hay convencimiento de que sucedió esto", la agresión a Tejeda, así como también "ha habido algunas indisciplinas" por parte de los atletas que integraron la delegación peruana a Londres.

Quiñones explicó, en declaraciones al canal ATV+, que Kim y Tejeda "discutieron y el profesor le habría propinado una patada" el pasado 12 de agosto, lo cual fue denunciado por la atleta en Londres e investigado en Lima por una comisión especialmente designada.

El presidente del COP dijo que Kim había hecho una gran labor por el atletismo local y, por eso, confiaban en llegar a una resolución amistosa.

Tras la denuncia hecha por Tejeda, Kim fue internado a comienzos de este mes en una clínica de Lima por un cuadro de hipertensión y algunos de sus ex discípulos, entre los que estaba la maratonista Inés Melchor, acusaron a las autoridades deportivas de haberlo abandonado, sin dinero para pagar su atención médica.

Un total de 19 atletas peruanos firmaron un documento de apoyo al entrenador, pero días más tarde Tejeda respondió a esto con una nueva acusación en la que afirmó que Kim intentó abusar de ella en varias ocasiones, y por ello le llamaba loco.

"Quería abusar de mí y a veces me agarraba de una manera brusca y me tiraba al sillón o me quería meter a su cuarto", aseguró la atleta.

Kim expresó su pesar por la actitud de la maratonista y dijo que se sentía "traicionado y muy confundido" al afirmar que fue ella quien le agredió.

Tejeda fue la segunda mejor atleta latinoamericana en la modalidad femenina del maratón de Londres 2012 al finalizar en el puesto 43 con una marca de 2 horas, 32 minutos y 07 segundos, superada sólo por su compatriota Inés Melchor, quien llegó a la meta en la vigésima quinta posición e impuso el récord sudamericano, con un tiempo de 2 horas, 28 minutos y 54 segundos.