El entrenador de Filadelfia Andy Reid puede hacer una de las descripciones más acertadas de John Harbaugh. Después de todo, el actual estratega de Baltimore fue su alumno.

"Es todo un entrenador y un maestro", dijo Reid acerca de su otrora asistente, quien ha guiado a los Ravens a los playoffs en las cuatro temporadas en que ha estado al mando. "Es inteligente y trabajador. Es estricto pero amable con la gente. Son cualidades que necesitas para ascender en la trayectoria de entrenador".

Reid es el entrenador actual que más tiempo ha conservado su puesto en la NFL, y ha llevado a las Eagles a cinco finales de la Conferencia Nacional y a un Super Bowl. De manera similar, Harbaugh tiene logros que ostentar en su carrera. El domingo, Harbaugh y sus Ravens viajarán por la autopista interestatal que lleva de Baltimore a Filadelfia, para visitar al equipo de Reid.

Ambos equipos ganaron su primer encuentro de la temporada, pero en formas muy distintas.

Baltimore, de local, aplastó a Cincinnati, en un partido en el que tuvo un avance de 430 yardas, la mayor cantidad en la Conferencia Americana. Los Ravens capturaron cuatro veces al quarterback contrario, y su veterano safety Ed Reed interceptó un pase y lo condujo hasta la zona de anotación.

"Aunque Ed Reed escribe mal su nombre, es un estupendo jugador", dijo Reid, en una broma sobre la semejanza entre su propio apellido y el del jugador.

No hubo en cambio muchas bromas en Filadelfia después del triunfo por 17-16 sobre Cleveland, con una última ofensiva que terminó en un pase de anotación de Michael Vick, a quien le interceptaron cuatro envíos antes de eso.

Vick lanzó 56 pases, un trabajo demasiado arduo.

"No puedo vanagloriarme de lo que ocurrió en el partido pasado, porque no pienso tener otra vez ese tipo de encuentro", dijo Vick.

El hermano de John Harbaugh, Jim, protagonizará otro de los partidos destacados en la segunda semana de la campaña. Pero a diferencia del duelo entre Filadelfia y Baltimore, en este otro encuentro no se percibe mucho aprecio entre los dos entrenadores.

Los 49ers de Jim Harbaugh, luego de neutralizar a los poderosos Packers en el Lambeau Field, enfrentan a otra ofensiva destacada, pero esta vez como locales en el Candlestick Park.

Si la defensiva de San Francisco luce ante Detroit como lo hizo frente a Green Bay, los Lions no podrán soportar semejante golpeo.

De hecho, hubo golpes rudos y constantes al final del partido de la campaña anterior, cuando los 49ers se impusieron en Detroit. La tensión fue tanta que el entrenador de los Lions, Jim Schwartz, desató un conato de riña con Harbaugh, quien le había dado una palmada en la espalda.

Ambos se verán las caras por primera vez desde aquel incidente.

"Está muy fresca aquella batalla. Ellos iban invictos y nosotros teníamos un récord de 5-1, en un duelo transmitido en un buen horario en la televisión", recordó el quarterback de los 49ers, Alex Smith. "Fue un duelo peleado, que se definió hasta la última jugada. No hay duda de que esos partidos se te quedan en la memoria".

La semana dos de la NFL comenzó el jueves por la noche, cuando los Packers de Green Bay vencieron 23-10 a los Bears de Chicago.

En otros partidos previstos para el domingo, los Jets de Nueva York visitan a Pittsburgh, Arizona a Nueva Inglaterra, Dallas a Seattle, Washington a San Luis, Tampa Bay a los Giants de Nueva York, Nueva Orleáns a Carolina, Houston a Jacksonville, Tenesí a San Diego, Minnesota a Indianápolis, Kansas City a Búfalo, Cleveland a Cincinnati y Oakland a Miami.

El lunes por la noche, los Falcons de Atlanta serán anfitriones de los Broncos de Denver.

Una vez más los partidos serán dirigidos por árbitros novatos. La NFL rompió las negociaciones con los árbitros experimentados, cuyo contrato colectivo expiró antes de esta campaña.