David Ferrer y Nicolás Almagro conservaron sus marcas casi inmaculadas en partidos en arcilla por la Copa Davis para darle a España ventaja de 2-0 sobre Estados Unidos en su serie por las semifinales del torneo.

Ferrer se sobrepuso a un arranque titubeante y encaminó a los campeones defensores con un triunfo 4-6, 6-2, 6-2, 6-4 sobre Sam Querrey. Almagro remató con una victoria 6-4, 4-6, 6-4, 3-6, 7-5 sobre John Isner.

Almagro y Ferrer tienen marca combinada de 23-1 en partidos por la Davis en canchas de polvo de ladrillo.

España puede clasificarse a su cuarta final en cinco años si Marcel Granollers y Marc López derrotan el sábado en el partido de dobles a los hermanos estadounidenses Mike y Bob Bryan.

Ferrer, quien disputó el domingo las semifinales del Abierto de Estados Unidos, comenzó el partido con un quiebre, pero luego perdió dos veces su saque para ceder el primer set.

Querrey, quien regresa a la Davis por primera vez desde 2010, no pudo mantener el buen momento y luego perdió su saque seis veces antes el quinto del ranking mundial, quien finalmente se apuntó el triunfo en 3 horas, 3 minutos.

"Nunca es fácil la adaptación de las canchas duras a la arcilla, y mucho menos con apenas tres o cuatro días (de diferencia)", comentó Ferrer. "No me sentí tan mal, pero tampoco jugué un tenis perfecto".

España no cuenta con su primera raqueta Rafael Nadal, quien se recupera de una lesión en una rodilla, pero de todas formas comenzó la serie como amplia favorita.

"Rafa es el mejor tenista en arcilla de nuestra era, pero Ferrer ha sido uno de los cuatro o cinco mejores del circuito. Es un poco como un pequeño Nadal", analizó Querrey.

El ganador de esta serie enfrentará en la final en noviembre al que salga airoso de la otra llave entre Argentina y República Checa.