Los salvadoreños que residen en Estados Unidos enviaron en agosto al país 315,5 millones de dólares, cifra superior en 8,5 millones a lo recibido en el mismo mes de 2011.

El Banco Central de Reserva informó el viernes que durante los ocho primeros meses del año las remesas sumaron 2.590,7 millones de dólares, 170,2 millones más con relación al mismo período del año anterior, un aumento de 7%.

Las remesas representan la principal fuente de moneda extranjera del país, seguida por la exportación de café.

De las remesas de enero a agosto de este año, 1.813,2 millones de dólares fueron recibidos a través del sistema bancario, equivalente a 70%. El resto de las remesas fue trasladado por familiares que visitaron El Salvador y por los gestores de encomiendas.

El informe del Banco Central señaló que "el comportamiento de las remesas familiares está fuertemente relacionado con la situación económica en los Estados Unidos", especialmente con el empleo y desempleo.

Según el Banco, "la tasa de desempleo global registrada en agosto de 2012 en los Estados Unidos, según el Departamento de Trabajo, fue de 8,1% y la tasa de desempleo hispano 10,2%, a pesar de que durante ese mismo mes se crearon 96.000 empleos en la economía estadounidense".

Según cifras oficiales, unos 2,5 millones de salvadoreños viven en Estados Unidos. Actualmente hay unos 212.000 amparados en un programa temporal migratorio que les permite residir y trabajar en ese país.

Las remesas familiares procedentes de Estados Unidos son pilares fundamentales para la economía salvadoreña. En 2011 se registraron remesas por 3.648,8 millones de dólares, lo que representa alrededor de 16% del producto interno bruto, según el Banco.