Un hombre y su esposa desplazados de la violencia y que moraban en una finca con otras familias al sur del país fueron asesinados a balazos por desconocidos, informaron las autoridades el viernes.

Los esposos Reinaldo Rodríguez y María Graciela Parrado murieron el miércoles por la noche a manos de pistoleros que se desplazaban en una moto en una zona rural de Puerto López, en el departamento de Meta y a unos 140 kilómetros al sureste de Bogotá.

El coronel Jaime Romero, comandante de la policía del Meta, dijo en entrevista telefónica que aún desconocían a los autores y motivos del asesinato de la pareja.

Rodríguez y Parrado, que tenían dos hijos, vivían en la finca Las Delicias, en Puerto López, junto con otras familias desplazadas, indicó en un comunicado el oficial Instituto Colombiano de Desarrollo Rural.

La finca les fue adjudicada a las 92 familias en el año 2007 como parte del proceso de reforma agraria, indicó el Instituto en su comunicado divulgado en un correo electrónico.

"Rechazamos enérgicamente cualquier forma de violencia y ya emitimos los oficios para que las autoridades (policiales)...en forma inmediata implementen las acciones respectivas para brindarle seguridad a los habitantes de esas veredas" o caseríos, dijo Miriam Villegas, gerente general del Instituto, citada en el comunicado.

El proceso de restitución de tierras, a colombianos despojados de ellas por grupos armados ilegales, es parte clave de un ambicioso proceso de reparación a víctimas del conflicto interno y a través de una ley que entró en vigencia en enero pasado.

De acuerdo con la no gubernamental Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento al menos 54 líderes de desplazados en procesos de restitución de tierras han sido asesinados desde el 2002 y hasta marzo del 2012, sus datos más recientes.

El tema de la formalización de la propiedad de tierras para la población rural, así como la restitución de esos terrenos, es parte de los cinco principales puntos de negociaciones de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), previstas para comenzar en octubre en Oslo, Noruega.

"Es cierto que no se acaba un conflicto de 50 años en días, pero el inmenso desafío es la implementación de los acuerdos a los que eventualmente se llegue en la mesa en temas como el de tierras "porque existen poderes armados, criminales, terratenientes" que se oponen, dijo en entrevista telefónica el congresista y activista de derechos humanos Iván Cepeda, del izquierdista partido Polo Democrático Alternativo.