Manifestantes enfurecidos por una película antimusulmana irrumpieron el jueves en el complejo de la embajada estadounidense en Sanaa, la capital de Yemen.

Los manifestantes estaban en los terrenos de la embajada, pero no ingresaron al edificio donde están las oficinas.

Antes de invadir el complejo de la embajada, los manifestantes arrancaron el cartel de la embajada del muro exterior y quemaron neumáticos. Una vez dentro del complejo, bajaron la bandera estadounidense y la quemaron.

Yemen es la base de la rama más activa de al-Qaida y Estados Unidos es el mayor respaldo de la campaña antiterrorista del gobierno yemení. El gobierno anunció el martes que el número 2 de al-Qaida en el país había muerto en un ataque de un avión teledirigido estadounidense.