El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy a Efe que la conocida como "acción diferida" para frenar la deportación de más de un millón de jóvenes indocumentados sienta las bases para una "solución más permanente" en materia migratoria.

"La acción diferida que adoptamos con respeto a los jóvenes del Dream Act avanza con mucha más facilidad de lo que la gente había anticipado y sienta las bases para una solución más permanente", afirmó el presidente en una entrevista exclusiva con la Agencia Efe.

Más de un millón de estudiantes indocumentados en EE.UU., la mayoría de México y el resto de América Latina, pueden inscribirse desde mediados de agosto en un programa temporal que les protege de la deportación y les otorga permisos de trabajo.

"Tenemos una agenda muy clara para la comunidad latina. Obviamente nos han escuchado decir repetidamente y lo repito de nuevo la importancia de lograr una reforma migratoria integral", afirmó el presidente.

Dijo, de todos modos, que para alcanzar ese objetivo, los demócratas necesitarán aliados en el Partido Republicano que quieran trabajar con ellos en el tema migratorio.

"Mientras tanto, lo que voy a seguir haciendo es tomar medidas administrativas siempre que pueda para lograr que nuestro sistema sea más inteligente y eficaz", subrayó.

El presidente hizo hincapié, durante la entrevista, en que no prometió completar toda su agenda, incluida la reforma migratoria, durante su primer mandato, pero sí que se comenzaría a trabajar en ello.