La Alcaldía de Medellín puso en marcha hoy un plan piloto con un colectivo de artistas urbanos para "intervenir" con grafittis las columnas que soportan un tramo elevado de la vía del metro en el norte de la ciudad.

"Estamos aquí con los grafiteros de la ciudad para que esto sea una apuesta artística y entendamos que no todos los grafiteros son vándalos", dijo a Efe Claudia Márquez, la esposa del alcalde, Aníbal Gaviria, quien lideró la iniciativa desde su despacho.

Márquez explicó que la idea es destacar el papel que juega el arte urbano como generador de alternativas, en una ciudad conocida por el proceso de desarrollo que experimentó durante la última década y tras el que pudo quitarse la etiqueta de ciudad más violenta del mundo que tenía en la década de los noventa.

"Ahora el grafitti en Medellín está muy profesionalizado, sólo que necesitamos apropiarnos de más espacios para seguir demostrando la capacidad del arte urbano", indicó a Efe "El Perro", más conocido en la calle por su apodo que por su nombre, Daniel Benítez.

Según "El Perro", las autoridades de Medellín, que es capital del departamento de Antioquia, han ofrecido una total libertad creativa a los artistas, con la única condición de que las piezas tengan un mensaje "positivo".

"Yo creo que este es el comienzo de buenos tiempos para el movimiento urbano de la ciudad", agregó el joven artista.

Medellín ha sido el escenario de numerosas iniciativas artísticas de carácter cívico, como las enormes fotografías de los "héroes sin fronteras" que cubrieron durante los primeros seis meses de este año las fachadas de la Comuna Uno, una agrupación de barrios.