La Agencia Mundial Antidopaje analizará la idea de una amnistía a aquellos ciclistas que confiesen haber incurrido en el uso de sustancias prohibidas a pesar de que la propuesta del organismo rector del ciclismo mundial llevaría al mundo del deporte a un "territorio inexplorado".

El director general de la AMA, David Howman, dijo a The Associated Press el jueves que esperará para conocer más detalles de la propuesta de amnistía, que presentó la semana pasada el presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), Patrick McQuaid, a raíz de los casos de dopaje que involucran a Lance Armstrong y otros ciclistas.

"Se puede hablar mucho, pero hay que esperar a ver la decisión, y ya veremos lo que pueda pasar después", dijo Howman. "Tendríamos que estar involucrados potencialmente en cualquiera de ese tipo de cosas. Habrá que esperar hasta el momento en que se pase de las palabras a los hechos".

Las normas de la organización antidopaje no contienen cláusulas que contemplen ese tipo de indultos, pero Howman dijo que no tiene "reparos" en analizar la idea.

"Se estaría entrando en un territorio inexplorado, pero no habríamos descubierto el mundo si no nos hubiésemos molestado en llegar a territorio desconocido", dijo en una entrevista telefónica desde Montreal. "En general, no tengo ningún reparo en mirar nada. Eso es lo que deberíamos estar haciendo".

En una entrevista con la AP el viernes pasado, McQuaid dijo que propondrá una amnistía durante la reunión del comité de administración de la UCI el 19 y 20 de septiembre, en un intento por ayudar a limpiar el ciclismo después de una época manchada por el dopaje. Los detalles todavía se están analizando.

La participación y aprobación de la AMA serían cruciales para el plan.

"Estoy seguro de que nos quieren hacer partícipes", dijo Howman.

La AMA y la UCI todavía esperan recibir las pruebas que llevaron a la agencia antidopaje estadounidense a decidir despojar al estadounidense Lance Armstrong de sus siete títulos en el Tour de Francia.

Armstrong ha negado que haya incurrido en dopaje, pero el mes pasado anunció que dejará de luchar contra las acusaciones de abuso por parte de la agencia antidopaje estadounidense, que cree que Armstrong usó sustancias prohibidas desde 1996, como el estimulante sanguíneo EPO, esteroides y transfusiones de sangre.