Angelina Jolie se reunió con refugiados sirios en Turquía el jueves para llamar la atención sobre la apremiante situación de los cientos de miles que han escapado de la guerra civil de su nación.

El viaje de la estrella de Hollywood, quien es enviada especial de la agencia de refugiados de las Naciones Unidas, se produce en momentos en que aumenta la preocupación de Turquía de que la cifra registrada de refugiados sirios en su país — unos 80.000 — se está volviendo difícil de manejar.

Turquía no ha logrado convencer a la comunidad internacional de que ayude a construir refugios seguros para los civiles sirios dentro de Siria.

Jolie y Antonio Guterres, alto comisionado para refugiados de la ONU, se reunieron en privado con refugiados en dos campamentos cerca de la frontera con Siria. El itinerario de dos días de Jolie en Turquía también incluía una parada en Ankara, la capital, para conversar con funcionarios, incluido el presidente Abdullah Gul.

Jolie dijo que los refugiados le han dicho que están agradecidos con Turquía por su ayuda. "Y están profundamente sensibles y tristes por la situación en Siria y muy preocupados por sus familias y sus amigos en su país", expresó la actriz.

A principios de esta semana, Jolie y Guterres visitaron a refugiados sirios en Jordania, que también está albergando a aquellos que han escapado del conflicto de 18 meses en la vecina Siria. Guterres dijo que el gran número de refugiados está afectando la economía y los recursos de Jordania.

La agencia de refugiados de la ONU ha dicho que la cantidad de refugiados sirios que busca su ayuda ahora llega a un cuarto de millón, y que podría ser aún mayor. Activistas calculan que unas 23.000 personas han muerto en el conflicto en Siria desde marzo del 2011.

Turquía, que apoya a la oposición siria en su lucha contra el régimen del presidente Bashar Assad, ha mantenido lo que llama una política de "puerta abierta" para los sirios que huyen de la violencia. Turquía ha gastado más de 300 millones de dólares en la crisis de los refugiados y está construyendo tres nuevos campamentos, incrementando el total a 14.

Varios miles de sirios se han quedado varados en el lado sirio de la frontera este mes, sin poder ingresar a Turquía a la espera de que los transfieran a nuevos campamentos.