Expertos vulcanólogos de Chile inspeccionarán la cadena volcánica de Nicaragua luego que tres de sus colosos, situados en el Pacífico, registraran pequeñas explosiones con emanaciones de gases y cenizas, calentamiento y actividad sísmica, informaron hoy las autoridades.

La primera dama nicaragüense, Rosario Murillo, declaró a medios oficiales que los especialistas chilenos analizarán la situación que ha ocurrido en la última semana en los volcanes San Cristóbal, Télica y Apoyeque, ubicados en el "cordón de fuego", en el Pacífico.

Estudiarán la situación "en términos de las placas y los sismos que se vienen produciendo" en Nicaragua, explicó, aunque no dio la fecha en que los expertos irán.

El San Cristóbal, el más alto de Nicaragua, registró tres explosiones con emanación de gases y cenizas el sábado pasado, que provocó que salieran de la zona unas 1.500 personas, la mayoría de las cuales regresó ese mismo día a su hogar, de acuerdo con los datos oficiales.

Las autoridades nicaragüenses mantienen desde ese día una alerta amarilla o de evacuación en la provincia occidental de Chinandega y alerta verde o preventiva en la provincia de León debido a la posibilidad de una violenta erupción del San Cristóbal, un coloso con una altura de 1.745 metros.

En tanto, el volcán Telica, uno de los más activos de Nicaragua, ha registrado cientos de microsismos en la última semana y aumento en la temperatura, según el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

El Telica, ubicado a unos 125 kilómetros al oeste de Managua y de 1.061 metros de altura, registra erupciones desde el año 1527, aunque su última explosión violenta fue en 1948, y desde entonces el cráter ha estado expulsando humo y rugiendo.

Asimismo, las autoridades se mantienen alertas por un enjambre sísmico ocurrido hace una semana en un área cercana al volcán Apoyeque, de 420 metros de altura, en Managua.

Según Murillo, también coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, los expertos chilenos harán el estudio de esos volcanes junto a especialistas locales, de El Salvador y Estados Unidos, que se encuentran en el país.

Posteriormente se sumarán vulcanólogos de México, Costa Rica y de la Organización de la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).