El papa Benedicto XVI hará un llamamiento durante su visita al Líbano, adonde llegará mañana, para que se deje de armar a las partes del conflicto en Siria, anunció hoy el patricarca maronita, monseñor Bechara Rai.

El sumo pontífice pedirá que se detenga "la espiral de violencia (en Siria) y de odio, que no sirven para nada, y que cese la financiación y el armamento tanto para el régimen como para la oposición", afirmó Rai en una rueda de prensa en Bkerke, sede del patriarcado maronita.

Asimismo, Joseph Ratzinger instará "a la paz en Tierra Santa para resolver el conflicto palestino-israelí y árabe-israelí", dijo el patriarca, que destacó que tanto el Vaticano como el papa trabajan para solucionarlo.

"No se podrá lograr la paz si los gobiernos no permiten la libertad", advirtió Rai, que recordó que en esta región del mundo musulmanes y cristianos tienen un destino común.

Durante su estancia de tres días en el Líbano, el sumo pontífice firmará la exhortación apostólica postsinodal (documento final) de la Asamblea Especial para Oriente Medio del Sínodo de los Obispos, celebrada en el Vaticano en octubre de 2010.

El objetivo de esa reunión fue encontrar medios para afrontar los desafíos a los que se enfrentan los cristianos en la región, como los conflictos políticos, la libertad de religión, la evolución del islam y la emigración.

Rai agregó que "el papa lanzará un llamamiento por la paz en Oriente Medio, la separación del Estado de la religión y la construcción de la democracia".

Además, pedirá "la aceptación de las diferencias y la adopción de la diversidad en la unidad para lograr las aspiraciones de los pueblos de la región, y para que las reformas se hagan por medios pacíficos", dijo el prelado.

En ese sentido, el patriarca maronita subrayó que "cristianos y musulmanes deben unirse alrededor de sus valores para poner los fundamentos de una verdadera primavera árabe".

"La guerra no se libra en nombre del islam o del cristianismo, sino por partes interesadas o mercenarios -destacó Rai-. Cada pueblo tiene derecho a reclamar las reformas que necesita y nosotros las apoyamos. Esto llevará a la verdadera primavera árabe, que debe incrementar la coexistencia islámica-cristiana".

Este viaje es el primero de Benedicto XVI al Líbano y el vigésimo cuarto de los realizados por el mundo en sus siete años de pontificado.

Por otro lado, monseñor Rai condenó rotundamente el vídeo sobre la vida del profeta Mahoma, considerado blasfemo por los musulmanes, y que ha originado protestas y ataques contra las embajadas estadounidenses en Libia, Egipto y el yemen.

"Condenamos de modo enérgico insultar al islam y a su profeta en dicha película, y lo consideramos vergonzoso y un insulto a todas las religiones", subrayó Rai, que dio su pésame a las víctimas de los ataques.