El Gobierno de EE.UU. impuso hoy sanciones al jefe de la organización Hizbulá, Hassan Nasralah, y a otros dos miembros del grupo supuestamente involucrados en ayudar al Gobierno de Siria en la represión de los rebeldes.

El Departamento del Tesoso afirmó que Hizbulá ha proporcionado instrucción y apoyo logístico a las fuerzas aliadas con el presidente sirio Bashar al Assad, y que la organización ha ayudado al régimen de Damasco en la vigilancia de disidentes sirios en el Líbano.

El subsecretario del Tesoro, David Cohen, sostuvo que "con su ayuda a la campaña violenta de Assad contra el pueblo sirio y con su apoyo a un régimen que, inevitablemente, caerá, las actividades de Hizbulá socavan la estabilidad regional y presentan una amenaza directa a la seguridad del Líbano".

Las sanciones prohíben que entidades y personas de Estados Unidos hagan negocios con el grupo castigado, y congelan los activos que esa organización pueda tener bajo jurisdicción estadounidense.

Hizbulá ha estado por muchos años en la lista de organizaciones que, según el Departamento de Estado, están involucradas en actividades terroristas.

Las otras dos personas incluidas hoy en las sanciones fueron identificadas como Mustafa Badr al Din y Talal Hamiyah.