El Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó que ve "buenos argumentos" en la solicitud de Atenas de alargar los plazos del ajuste fiscal dentro del programa de ayuda financiero y descartó que Grecia vaya a necesitar un tercer rescate.

En su rueda de prensa quincenal, Gerry Rice, portavoz del FMI, afirmó que no obstante esta "extensión dependerá de la disponibilidad de financiación".

Actualmente, una misión de la "troika" (Comisión Europa, Banco Central Europeo y FMI) se encuentra en Atenas negociando con el Gobierno heleno los términos del actual programa de ayuda financiera.

"Estamos hablando de poner el actual programa de nuevo en marcha", agregó Rice, al rechazar que se discuta un tercer plan de ayuda financiera.

Por otro lado, el funcionario del organismo internacional no quiso comentar la posibilidad de que entre las nuevas medidas recomendadas por la "troika" se encuentre alargar la jornada laboral a seis días a la semana, como se ha rumoreado en algunos medios.

"Las reformas y las políticas recomendadas por el FMI están encaminadas a aumentar el empleo", se limitó a indicar Rice al respecto.

El portavoz del Fondo reconoció, no obstante, la compleja situación en la que se encuentra Grecia.

"Queremos trabajar con Grecia en la senda del crecimiento, y que la carga de los ajustes sea compartida de manera justa. Es una situación muy difícil, no lo negamos, pero nos vemos como un socio de Grecia", agregó.

El Gobierno del conservador Andonis Samarás está negociando esta semana con la "troika" el nuevo paquete de medidas de austeridad por valor de 11.600 millones de euros.

Del visto bueno de la "troika" depende el desembolso del próximo tramo de las ayudas internacionales para Grecia, de unos 31.000 millones de euros, necesarios para evitar una suspensión de pagos del país mediterráneo.