El Banco Mundial (BM) recomendó hoy a los estados que cambien el foco hacia "la supervisión y fomento de la competitividad" en lugar de a la intervención directa en los mercados financieros, según el último informe de Desarrollo Financiero Global.

"Menos es más. Hay que simplificar las regulaciones y hacerlas más fáciles de cumplir", indicó en conferencia telefónica Asli Demirgue-Kunt, economista jefe de la red de sector privado y finanzas del BM.

El informe, titulado "Repensar el papel del estado en las finanzas", analiza el comportamiento de los países y regiones frente a la crisis financiera desatada en 2008, que contó con la peculiaridad de que afectó en mayor medida a los países desarrollados que en desarrollo.

Aunque la crisis global ha otorgado "crédito" a la idea de que la implicación del estado en las finanzas puede ayudar a mantener la estabilidad, el organismo internacional llama a la "cautela".

El estudio analiza especialmente la utilización de los países en desarrollo de bancos de propiedad estatal para compensar la escasez de liquidez, y cita los casos de Chile, Túnez, Brasil o China quienes aumentaron los flujos de créditos a los bancos estatales.

El BM reconoce que estas medidas ayudaron a "evitar el contagio" de la crisis, pero alertaron de sus efectos a largo plazo, como los préstamos ineficientes y la generación de distorsiones en el mercado.

"Los bancos de propiedad estatal están asociados con un menor desarrollo financiero, más inestabilidad financiera y menor crecimiento económico", apunta el informe.

Por otro lado, reconoce la labor de supervisión del estado en varios países, cuyas prudentes políticas han limitado la exposición al riesgo como Australia, Malasia o Perú.

"Los resultados sugieren que con buena supervisión, una mayor competencia puede de hecho ayudar a mejorar la eficiencia y asegurar el acceso al sector financiero, sin socavar la estabilidad", explicó Demirgue-Kunt.

La inestabilidad financiera es más consecuencia de un pobre sistema regulatorio e incentivos distorsionados hacia la toma de riesgos, según el organismo internacional.

Por ello, el director gerente del Banco Mundial, Mahmoud Mohieldin, instó a los estados a concentrarse en asegurar "una sana competencia y una fuerte supervisión que mantenga la disciplina de mercado".

"A medida que salimos de la crisis financiera su papel directo (de los estados) en el suministro de crédito debe ser examinado para pasar a considerar intervenciones indirectas", precisó Mohieldin.