Juan Martín del Potro, con la muñeca izquierda frágil por lesión, chocará el viernes ante Radek Stepanek en el primer partido entre Argentina y República Checa por las semifinales de la Copa Davis.

Juan Mónaco y Tomas Berdych jugarán a continuación en ese duelo en superficie de arcilla, según el sorteo del orden de partidos realizados el jueves en la capital de Argentina, ansiosa por ganar su primera Ensaladera de Plata tras haber perdido cuatro finales.

Carlos Berlocq-Eduardo Schwank y Lukas Rosol-Jan Minar jugarán el dobles el sábado, mientras que el domingo en los singles invertidos se medirán Del Potro-Berdych, los dos top-10 que tienen los argentinos y los checos, y Mónaco-Stepanek.

"Trataré de no pensar en mi lesión", dijo Del Potro, octavo del ranking mundial y que ante Stepanek (40) jugó cuatro veces con tres derrotas y un triunfo. "Juego más allá de las recomendaciones de los médicos y del dolor que pueda sentir".

Del Potro tiene una distensión en un ligamento de la muñeca izquierda y aunque lo conveniente sería hacer reposo, juega esta serie "por un acto de coraje", dijo el jueves el médico del equipo Miguel Khoury.

El argentino subrayó que "le pido a Dios que me proteja; juego para devolverle a la gente todo el cariño que me brindó durante los inolvidables Juegos Olímpicos" en Londres, donde ganó la medalla de bronce.

Del Potro, eliminado la semana pasada por Novak Djokovic en los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos, se entrenó el miércoles en la cancha de arcilla de Parque Roca, y muy pocas veces le pegó de revés con ambas manos para no forzar la muñeca.

Si Del Potro está en desventaja ante Stepanek, peor le va a Mónaco (11) en sus duelos ante Berdych (6), ya que el checo le ganó las cinco veces que se enfrentaron.

"Todos los partidos son diferentes", dijo Mónaco. "La presión la tendrá él por ser el número uno de su equipo y el seis del mundo".

Mónaco se mostró confiado en que Del Potro gane su partido porque "con un 1-0 arriba por ahí entro un poco más confiado, un poco más relajado. Pero por mi cabeza de todos modos sólo pasa ganar".

Berdych destacó más allá que las estadísticas lo favorecen un partido por la Davis es diferente a todos.

"Del Potro y Mónaco son dos grandes jugadores del circuito y en casa serán más temibles aún", dijo Berdych. "Jugarán con todo el público a favor y en un estadio que conocen de memoria".

Los argentinos accedieron a semifinales tras vencer a Alemania y Croacia, mientras que los checos doblegaron a Italia y Serbia.

El ganador de la serie entre argentinos y checos enfrentará en la final el 16-18 de noviembre a España o Estados Unidos, que se medirán este fin de semana en la ciudad española de Gijón.

República Checa, bajo el nombre de Checoslovaquia, ganó la Davis en la edición de 1980, mientras que Argentina perdió las finales en 1981 (ante Estados Unidos), 2006 (Rusia), 2008 y 2011, en estos casos ante España.