Brasil anunció el jueves una inversión de 500 millones de dólares hasta 2016 para apoyar la formación de atletas de alto rendimiento, con la expectativa de ubicarse entre los 10 países con más medallas en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro.

La iniciativa denominada Plan Brasil Medallas apunta a dar financiamiento directo a deportistas para su manutención, contratar equipos de entrenamiento y financiar su participación en torneos, además de construir o remozar 21 centros de preparación atlética y uno de entrenamiento paraolímpico.

La inversión de 500 millones de dólares se suma a los 750 millones ya previstos para el período para programas de apoyo a atletas y construcción de centros de entrenamiento.

"Como sede de los próximos Juegos, es justo que nuestros logros sean los mayores en términos de medallas y victorias. Para eso, el esfuerzo individual, la superación, la capacidad de cada uno de ustedes tiene que recibir el apoyo del gobierno y de la sociedad brasileña", manifestó la presidenta Dilma Rousseff al presentar el programa ante atletas que participaron en los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de Londres.

El ministro de Deporte, Aldo Rebelo, dijo que la meta del programa es que para 2016, Brasil se sitúe entre los 10 primeros medallistas en los Juegos Olímpicos y entre los cinco primeros en los Paraolímpicos.

En Londres, Brasil alcanzó su mejor marca histórica con 17 medallas, tres de oro, cinco de plata y nueve de bronce, para situarse en el lugar 22, atrás de países como Cuba, Irán y Corea del Norte. En Paraolímpicos alcanzó 21 medallas de oro, 14 de plata y ocho de bronce, que lo dejó en el séptimo lugar.

El Plan Brasil Medalla aspira a ampliar la capacidad del país de ganar preseas en disciplinas donde ya obtiene victorias, como atletismo, deportes de aguas abiertas, judo y natación.

Asimismo, pretende llevar a los atletas a alcanzar victorias en las que actualmente no suele ganar, como bádminton, ciclismo, esgrima, gimnasia rítmica, hockey, levantamiento de pesas, rugby, clavados, nado sincronizado, tiro con arco, tenis de mesa y polo acuático.

Brasil actualmente tiene el programa beca atleta, que destina recursos a la manutención y preparación de atletas en disciplinas olímpicos.

El nuevo plan agrega otros aportes con la beca podio, que otorgará 7.500 dólares mensuales directamente a atletas situados entre los mejores del mundo para su manutención, así como las llamadas "beca entrenador" y "beca técnico", que permitirán contratar al preparador y financiar la contratación de su equipo de fisioterapia, sicología, nutrición y otros.

Paralelamente, dará financiamiento para compra de pasajes y cubrir gastos cuando los atletas viajan para competencias dentro y fuera del país, así como recursos para centros de entrenamiento.

"Necesitábamos más inversiones para que vengan más medallas, y se están dando. Muchas gracias por creer en nosotros", declaró en la ceremonia el nadador paraolímpico Daniel Dias, ganador de seis medallas de oro en Londres.

Dias rompió el protocolo al poner sus medallas en el cuello de la presidenta Rousseff, quien retribuyó el gesto con un abrazo.

La jugadora de voleibol Fabiana de Oliveira, conocida como Fabi, destacó la importancia del programa de inversiones para dar continuidad a conquistas como el oro ganado por el voleibol femenino en Londres.

"Cuando uno conquista una medalla se preocupa mucho con la continuidad. Esta inversión es para dar continuidad, es un incentivo para conquistar ese tan soñado objetivo de estar entre los mejores del mundo", dijo la líbera de la selección brasileña, de 32 años.

Fabi también pidió a las autoridades considerar la creación de una pensión para atletas que ganaron medallas en olimpiadas. "Esa es una reivindicación que vale la pena plantear como reconocimiento para los que consiguieron medallas por nuestro país", dijo la voleibolista.