Al grito de "¡Muera Estados Unidos!", centenares de manifestantes atacaron el jueves la embajada estadounidense en Yemen y quemaron la bandera norteamericana, el más reciente de una serie de ataques contra las misiones diplomáticas de Washington en Medio Oriente.

Las sedes de Estados Unidos en Yemen, Egipto y Libia han sido atacadas en protesta por una película sobre el profeta Mahoma que los musulmanes consideran ofensiva. Las autoridades locales intentan restaurar el orden después que las revueltas populares del año pasado depusieron sus regímenes autoritarios.

Los manifestantes destrozaron ventanas tras penetrar en los terrenos del recinto diplomático, aunque no lograron ingresar en el edificio principal que contiene las oficinas. Grupos de jóvenes enardecidos arriaron la bandera estadounidense en el patio principal, la quemaron y la sustituyeron con una enseña negra que tenía la consigna "Sólo hay un Dios, Alá".

Las fuerzas de seguridad yemeníes que acudieron al lugar efectuaron disparos de advertencia al aire y lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, a los que finalmente lograron desalojar de los predios de la embajada tras 45 minutos de ocupación y cerraron las calles aledañas. No quedó claro si había personal consular en la embajada en el momento del ataque.

Los manifestantes arrancaron el letrero de la sede diplomática, incendiaron neumáticos y apedrearon las instalaciones.

La embajada yemení en Washington condenó el ataque y prometió asegurar la seguridad de los diplomáticos extranjeros y aumentar la vigilancia y medidas cautelares en torno a sus misiones en el país.

El ataque fue similar a los ocurridos el martes en la capital egipcia y en la ciudad libia de Bengasi, donde una muchedumbre atacó el consulado estadounidense y mató al embajador Chris Stevens, así como a otros tres norteamericanos.

Yemen cuenta con la rama más activa de al-Qaida y Estados Unidos es la principal potencia extranjera que respalda la campaña del gobierno yemení contra el terrorismo. El gobierno anunció el martes que el lugarteniente de al-Qaida en Yemen fue muerto por un avión teledirigido estadounidense, un duro golpe contra la red.

La violencia se ha extendido a medida que crece la indignación por una película llamada "La inocencia de los musulmanes", crítica del profeta Mahoma. El video, una cinta de aficionados, fue producido en Estados Unidos y difundido en YouTube.

Las autoridades estadounidenses investigan además la posibilidad de que los desmanes consulares en Libia hayan sido una acción coordinada para coincidir con el undécimo aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos.