A sus 46 años, Shirley Manson disfruta de un ciclo enriquecedor como mujer y como artista. Hace unos meses, cuando el regreso a los escenarios de su agrupación Garbage se gestaba, la muerte de su madre la sacudió y entonces supo que debía retomar el control de su propia vida.

"Mamá, te extraño, pero sigues siendo mi brújula", escribió Manson en las dedicatorias de su quinto álbum "Not Your Kind of People", que marca el regreso del poderoso cuarteto de Wisconsin a la escena musical tras siete años de ausencia.

"Estoy muy agradecida con esta segunda oportunidad. La muerte de mi madre me dejó emocionalmente destruida, pero a la par pude retomar un proyecto llamado Garbage que me llena espiritualmente. Disfruto mucho el trabajo con mis compañeros, quienes son mis amigos y de los que aprendo tanto", dijo Manson a The Associated Press en una entrevista realizada el martes en la ciudad mexicana de Monterrey, en la víspera de su actuación en el MTV World Stage.

La cantante de origen escocés dijo que cree fielmente en el poder de las mujeres, que dice se mantienen firmes ante las adversidades más grandes. Además de dedicarle el disco a su madre, enumeró a algunas de las féminas que la inspiran a seguir adelante, como la pintora Frida Kahlo, las rockeras Patti Smith y Siouxie Sioux y la escultora Louise Bourgeois.

"Esta segunda vuelta de Garbage me imprimió mucha vitalidad. Me siento bendecida porque estoy aprendiendo a disfrutar cada momento y me siento orgullosa de mi condición de mujer, de artista", añadió la vocalista de la banda que completan el baterista y productor Butch Vig, el guitarrista Duke Erikson y el bajista Steve Marker.

Manson, quien inició su carrera en la música a principios de los 90 con la banda underground Angelfish, pertenece a una generación de rockeras encabezada por nombres como Alanis Morrisette, Tori Amos, PJ Harvey y Courtney Love, que hablaron sin prejuicios del amor, el sexo, los miedos y las agresiones físicas y emocionales que enfrentan las mujeres.

Algunas de sus contemporáneas, como Morrisette, se casaron y se hicieron madres. Otras, como la bajista de Smashing Pumpkins D'Arcy Wretzky y Courtney Love, hicieron una pausa en sus carreras para rehabilitarse de sus adicciones.

La sensual pelirroja no es madre, pero vive una vida familiar tranquila en Los Ángeles acompañada de su esposo, el productor e ingeniero de audio Billy Bush, y de su perrita Veela.

"Admiro a las mujeres de mi edad que hacen lo que yo hago, sobre todo por la presencia y la fuerza femenina que pueden imprimir a la música. Esas mujeres merecen todo mi respeto y mi eterno agradecimiento por su trabajo", dijo la cantante y compositora. "Sin embargo, pienso que las chicas que hacen música deben asumirlo con responsabilidad y hacerlo lo mejor posible, sin importar si tienen 20, 30, 40 o 50 años".

"Las mujeres me inspiran a trabajar y crecer día a día", añadió.

Garbage regresó a México por cuarta ocasión para participar en el concierto de MTV World Stage, que por primera vez llegó a la ciudad norteña de Monterrey, y que también tenía como invitado al grupo Linkin Park.

Garbage también tiene prevista una serie de presentaciones en Latinoamérica que coincidirá con el estreno de su concierto para la famosa cadena de videos, el 12 de octubre. Un día después, iniciará su gira por Latinoamérica en Lima y pasará por Chile, Uruguay, Argentina, Brasil y Paraguay antes de concluir el 27 de octubre en Bogotá.

Garbage se formó en 1994 y ha vendido más de 17 millones de discos a nivel mundial. Su discografía también incluye "Garbage" (1995), "Version 2.0" (1998), "Beautiful Garbage (2001)" y "Bleed Like Me" (2005). Algunas de sus canciones más conocidas son "Only Happy When it Rains", "Queer", "Push It", "I Think I'm Paranoid" y "Stupid Girl".