Las fuerzas de seguridad tunecinas dispersaron hoy con gases lacrimógenos una manifestación de unos 300 salafistas (rigoristas islámicos) que se concentraron ante la embajada de EEUU en protesta por una película estadounidense que se mofa del Islam.

Los agentes, que habían acordonado el edificio, situado en una zona comercial de la capital, dispararon gases lacrimógenos contra los manifestantes, que ocupaban la acera situada frente a la legación diplomática, cuando éstos intentaron avanzar hacia la entrada de la embajada.

Los participantes coreaban lemas como "Obama, todos somos Osama", en referencia al presidente estadounidense, Barack Obama, y al fundador de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, muerto en un ataque estadounidense en mayo de 2011 en Pakistán.

Protestaban contra la película "La inocencia de los musulmanes", que anoche provocó el asalto de la embajada de EEUU en El Cairo y el consulado en Bengasi (Libia), donde murió el embajador estadounidense, Chris Stevens, y otros tres norteamericanos.

Por su parte, el principal partido de la alianza gubernamental, el islamista moderado Al Nahda, condenó la película en un comunicado y la calificó de "crimen racista" que insulta al Islam.

"El objetivo de la película es provocar división entre las religiones e impedir el diálogo entre los pueblos y las civilizaciones", según el comunicado.

Al Nahda también expresó su "firme condena" por el asalto del consulado norteamericano de Bengasi.

En este sentido, el presidente transitorio de Túnez, Monsef Marzuki, calificó la muerte del embajador norteamericano de "crimen innoble".

En unas declaraciones tras regresar de Libia después de suspender la visita que había comenzado hoy como consecuencia del asalto al consulado estadounidense, Marzuki expresó su "total solidaridad" con Libia y su pueblo "ante las amenazas que pesan sobre su seguridad".

El presidente tunecino presentó, asimismo, sus "condolencias" a Obama y expresó su "condena" y "rechazo total" a la violencia terrorista.

Mientras tanto, la embajada de Estados Unidos en Túnez ha pedido prudencia a sus ciudadanos, así como que eviten cualquier aglomeración.

En una nota, la embajada aconseja a sus ciudadanos que "eviten las manifestaciones o eventos supuestamente pacíficos" pero que pudieran "degenerar en violencia".

Asimismo, la presencia policial también ha sido reforzada en la sede del Ministerio tunecino del Interior.

La advertencia de la embajada norteamericana en Túnez se suma a la de la misión diplomática en Argel, que también instó hoy a los estadounidenses residentes en Argelia a que aumenten las precauciones y a que eviten los desplazamientos y viajes "no indispensables".