Los mineros bolivianos que reclaman trabajar en las vetas más ricas de una mina expropiada en junio a la suiza Glencore mantuvieron hoy los bloqueos de las carreteras de acceso a La Paz, pese a que sus dirigentes comenzaron a dialogar con el Gobierno del presidente del país, Evo Morales, sobre su demanda.

La Policía informó que por segundo día consecutivo está bloqueada la carretera que lleva de La Paz al sur del país, que conecta con las vías hacia Chile, el centro y el este de Bolivia.

La ruta hacia el norte amazónico boliviano también permanece cerrada por centenares de mineros, en tanto que la carretera al Perú está controlada por agentes policiales que la desbloquearon hoy en dos oportunidades usando gases lacrimógenos.

Los mineros que trabajan en el sistema de cooperativas privadas demandan al Ejecutivo que cumpla con un acuerdo para entregarles la mejor veta de la mina expropiada Colquiri, a lo que se oponen los trabajadores dependientes del Estado en el lugar.

Los dirigentes de los mineros de las cooperativas que bloquean las vías comenzaron a dialogar con el ministro de Gobierno, Carlos Romero, que les pidió suspender su medida y escuchó sus quejas sobre la tensión en la mina Colquiri con el grupo rival de trabajadores.

La denuncia de los cooperativistas señala que los mineros del Estado están acumulando dinamita, detonadores y exhiben armas de fuego, en una actitud de provocación que puede agravar el conflicto.

La mina de estaño y zinc de Colquiri, situada a 250 kilómetros al sur de La Paz, fue expropiada a Glencore en junio por el Gobierno que hizo un reparto de sus vetas entre los sectores rivales después de que se pelearan por ellas con dinamita y hubiera veinte heridos.

Los mineros que dependen del Estado también llegaron a La Paz para exigir que todo el yacimiento sea administrado por el Gobierno y que desaparezca el sistema cooperativista de Colquiri.

El diálogo debió realizarse con ambos sectores, pero los mineros de las cooperativas rechazan reunirse con los trabajadores estatales porque creen que éstos incumplirán cualquier acuerdo que se logre.

El ministerio de Defensa informó que ha habilitado "vuelos solidarios" de la aerolínea militar para cubrir la ruta a la región central de Cochabamba para paliar los perjuicios provocados a los viajeros varados en La Paz.