Casi tres cuartas partes de los votantes de Nuevo México se oponen a una ley estatal que permite a los extranjeros obtener licencias para conducir aun si no tienen regularizado su estatus migratorio, según una nueva encuesta difundida el miércoles.

La encuesta encargada por The Albuquerque Journal (http://bit.ly/SEh8KV) halló que el 71% de los votantes probables en el estado, trascendiendo diferencias étnicas y partidistas, se oponen a la ley estatal del 2003; el 21% la apoya y el 8% se muestra indeciso.

La consulta reveló que la mayoría de blancos e hispanos, al igual que los votantes en todas las regiones del estado, se oponen a la ley.

La encuesta del diario de 2010, antes de que se presentaran mociones para poner fin a la práctica en el Capitolio estatal, halló que el 72% de los votantes se oponían a la emisión de las licencias para dichos inmigrantes.

"El diálogo no ha cambiado en los dos últimos años, y tampoco la opinión pública", dijo el encuestador Brian Sanderoff.

La gobernadora Susana Martínez, después de su elección en el 2010, citó frecuentemente la amplia mayoría de votantes que se oponían a las licencias para los inmigrantes sin documentación para justificar sus intentos por revocar la ley durante las sesiones legislativas de 2011 y 2012.

Martínez sostuvo que suministrar dichas licencias era una cuestión de seguridad pública y su gobierno citó casos en los que inmigrantes de otros estados pagaron para ser transportados a Nuevo México a fin de conseguir licencias con documentos falsificados.

Sin embargo, los demócratas en el Senado estatal se resistieron a la legislación revocatoria aprobada por la Cámara de Representantes estatal durante los dos últimos años.

Martínez, la primera hispana elegida gobernadora, también enfrentó enérgica oposición de defensores de los inmigrantes y de varios líderes religiosos, incluido el cardenal Michael Sheehan de Santa Fe. Esa coalición apoyó enmendar la ley para evitar fraude, pero Martínez y legisladores republicanos dijeron que no secundarán esa iniciativa.

Sanderoff conjeturó que "con cifras como estas, sospecho que la gobernadora volverá a plantear el tema".

Entre los votantes que se identificaron como hispanos, el 62% dijo que se oponía a la ley que permitía la emisión de las licencias, el 34% la apoyó y el 8% se mostró indeciso.

La nueva encuesta del diario fue conducida del 3 al 6 de septiembre por Research & Polling Inc. mediante entrevistas telefónicas con votantes en el estado. La encuesta tuvo un margen de error de 4,9 puntos porcentuales.