Un alto funcionario de la Unión Europea dijo el miércoles que la crisis financiera de la UE está "alimentando populismo y extremismo" en Europa.

José Manuel Barroso, el presidente de la Comisión Europea, dijo que los países de la UE tienen que darse cuenta de que están juntos en la crisis, y deben trabajar juntos para salir de ella. La comisión es el brazo ejecutivo de la UE.

"Europa necesita una nueva dirección", dijo Barroso el miércoles en su reporte anual del estado del bloque.

"Las viejas ideas" no van a resultar más y se necesita una mayor unión política para salvar el euro, dijo.

Barroso dijo que la UE necesita "progresar hacia una federación de estados" que incluya una soberanía compartida, subrayando una diferencia entre eso y lo que llamó un "superestado".

"Una soberanía unida significa más poder, no menos", dijo.

Agregó que comisión continuaría buscando un impuesto a las transacciones financieras, para que los contribuyentes se puedan beneficiar de la industria de servicios financieros, en ligar de que solamente el sector se beneficie de los contribuyentes.

Dijo además que la UE debería tener la capacidad de intervenir militarmente en conflictos cuando sea necesario.