El vicepresidente de Ecuador, Lenín Moreno, exigió hoy en Naciones Unidas pasar "de la teoría a los hechos" en la defensa y protección de los derechos de las personas con discapacidad.

"Nada se logra si no se pasa de la teoría a los hechos. Sugiero que se hagan todos los análisis pertinentes, todas las convenciones, foros o conferencias que quieran, pero por favor, no nos quedemos en las palabras, vamos a la acción", dijo Moreno ante la prensa.

El vicepresidente de Ecuador participó hoy como invitado especial en la Quinta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los derechos de los discapacitados, en la que se anunció el ingreso de otros 16 países al Comité de la ONU en materia de discapacidad.

"Se han integrado 16 nuevos miembros, pero no debemos contentarnos hasta que estén todos, no debe haber un solo lugar en el mundo al que no llegue la necesidad de respetar los derechos de las personas con discapacidad", afirmó.

Así, tras destacar que se trata de un compromiso que debe venir "de toda la ciudadanía", el vicepresidente ecuatoriano defendió la importancia de entender que la discapacidad "forma parte de la hermosa diversidad" que conforma la sociedad.

"Las personas con discapacidad han esperado mucho y no tienen por qué esperar más", añadió Moreno, quien desde hace más de una década se desplaza en una silla de ruedas después de que le dispararan durante un robo.

Durante su intervención en el plenario de la conferencia, el vicepresidente de Ecuador aprovechó para lanzar una advertencia sobre el fenómeno del "bullying" (acoso) a los jóvenes discapacitados en las escuelas de su país.

"Esos niños están pasando sufrimientos inmerecidos e innecesarios y es un tema al que hay que darle prioridad inmediata, trabajar con los padres y profesores para que entiendan que la discapacidad no es incapacidad, es parte de la maravillosa diversidad", añadió.

El vicepresidente participará mañana en una reunión sobre participación política, derechos y accesos de las personas con discapacidad, ocasión en la que defenderá la misión solidaria "Manuela Espejo" y el proyecto "Joaquín Gallegos Lara".

"Tenemos el firme propósito de atender a todas las personas olvidadas entre los olvidados, para que sean los privilegiados y los primeros en ser atendidos", concluyó Moreno, nominado al Premio Nobel de la Paz por su trabajo en favor de los discapacitados.

El programa "Manuela Espejo" del Gobierno ecuatoriano fue lanzado en 2009, determinó que en el país hay unas 300.000 personas con algún tipo de discapacidad, y hasta la fecha ha entregado miles de ayudas técnicas, como sillas de ruedas y muletas.

Ecuador también ha puesto en marcha el proyecto "Joaquín Gallegos Lara" para ayudar a 15.000 personas con discapacidades físicas o intelectuales severas, con el que además de asistir al afectado, se otorga 240 dólares mensuales a la persona que lo cuida.