Los partidos de la Unión de la canciller federal, Angela Merkel, se mantienen por tercera semana consecutiva en máximos de intención de voto y como primera fuerza política destacada del país.

El sondeo semanal del instituto demoscópico Forsa hecho público hoy señala que la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera suman de nuevo un 39 % de votos potenciales en unos eventuales comicios legislativos anticipados.

Se trata del mejor resultado de los partidos hermanados de la Unión desde hace cuatro años y antes incluso de las elecciones legislativas celebradas en otoño de 2009.

A un año de las elecciones legislativas en Alemania, la encuesta revela, sin embargo y como en semanas pasadas, que la actual coalición de gobierno entre la Unión y los liberales (FDP) no tendría continuidad.

El socio menor de la actual alianza gubernamental solo cuenta con una intención de voto del 4 %, insuficiente para rebasar la barrera del 5 % para conseguir representación parlamentaria, con lo que quedaría fuera de la cámara legislativa.

Tampoco la otra alianza potencial de gobierno, la que formarían socialdemócratas (SPD) y verdes contaría con los votos necesarios para asumir el poder, ya que, mientras los primeros suman un 26 % de votos potenciales, los segundos solo consiguen un 13 %, los mismos resultados que hace una semana.

Por su parte, la formación de La Izquierda sube un punto hasta un 8 % y Los Piratas se desinflan de nuevo al perder un punto y situarse en un 6 %, debido a sus luchas intestinas y la falta de un programa claro que motive al electorado.

Los resultados de este último sondeo indican que, de celebrarse elecciones anticipadas, la única opción de gobierno la tendría de nuevo una gran coalición entre la Unión y el SPD, como la que ya dirigió los destinos de Alemania en la primera legislatura de Merkel.