La posibilidad de encontrar una solución política al conflicto en Siria es cada vez más lejana, opinó hoy el presidente de la Unión Interparlamentaria (UIP), Abdelwahad Radi, en vísperas de que esta entidad conmemore el Día Internacional de la Democracia.

"La solución política de un conflicto cada vez más brutal, que ha causado la muerte de miles de sirios y obligado a cientos de miles más a buscar refugio en los países vecinos parece más difícil de alcanzar que nunca", sostuvo Radi.

Frente a esta situación dijo que el diálogo que se necesita abrir debe incluir no sólo a los bandos que se enfrentan con las armas, sino también a la sociedad civil que se encuentra atrapada en medio del conflicto.

Tanto al régimen de Bachar Al Asad como a las grupos armados de la oposición les pidió "dejar de lado los intereses políticos particulares" y comprometerse en un proceso que permita que la paz vuelva a Siria.

La entidad felicitó la disposición del nuevo enviado de la ONU y la Liga Árabe para Siria en reemplazo de Kofi Annan, Lakhdar Brahimi, de escuchar las opiniones del mayor número de interlocutores que le sea posible y tenerlas en cuenta en el cumplimiento de su misión.

La Unión Interparlamentaria, que agrupa a 162 parlamentos nacionales, tiene pendiente decidir sobre la suspensión de la participación de Siria, a cuyo parlamento ha pedido que cumpla con su responsabilidad de proteger al pueblo sirio y tome alguna iniciativa para detener la guerra civil en este país.

Está previsto que tome una decisión a ese respecto en su asamblea general del próximo mes en Canadá.