La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció hoy un aumento del 25,9 por ciento para la Asignación Universal por Hijo, destinado a padres desempleados o trabajadores de la economía informal.

La ayuda, que beneficia a 3.800.000 chicos menores de 18 años, pasará de los 270 pesos actuales (57,8 dólares) a 340 pesos (72,8 dólares), indicó Fernández durante un acto emitido por cadena nacional.

El subsidio implica un desembolso de unos 29.000 millones de pesos (unos 6.209 millones de dólares) por parte del Estado de Argentina, donde la pobreza alcanza al 6,5 por ciento de la población, según cifras oficiales.

Para acceder a la ayuda, es necesario que los menores de 18 años cumplan con el calendario de vacunación y estén escolarizados en instituciones públicas.

El Ejecutivo hizo el anuncio en momentos en que los sindicatos reclamaban un aumento del beneficio debido a la inflación en el país, que el Gobierno sitúa en el 9,2 por ciento para este año, mientras que las consultoras la ubican en torno al 25 por ciento anual.

"Mientras todo el mundo habla de desempleo y baja de asignaciones, hoy estamos incrementando de manera considerable la asignación universal", apuntó Fernández durante el acto en la sede del Gobierno.