Cientos de hondureños que hoy bloquearon por segundo día un puesto fronterizo entre su país y Guatemala sobre la carretera que conduce del departamento occidental de Copán hacia la frontera con Guatemala, en protesta por los cortes de energía, fueron desalojados por la Policía.

Los manifestantes, unos 2.000 según medios locales de prensa, bloqueaban desde el martes el puesto fronterizo de El Florido que comparten Honduras y Guatemala, impidiendo el libre tránsito de vehículos por esa zona.

Uno de los manifestantes, que no se identificó, dijo a periodistas que durante el desalojo la Policía los "reprimió con gases lacrimógenos".

Sin embargo, un portavoz de la Policía en Santa Rosa de Copán dijo escuetamente a Efe que los pobladores fueron "desalojados sin usar la fuerza y gases lacrimógenos".

Los habitantes de los municipios de Cabañas, Santa Rita, San Jerónimo y Copán Ruinas protestan por los constantes cortes de energía de los que responsabilizan a la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

José Salazar, otro de los manifestantes, dijo a periodistas que la manifestación es para "exigir" a la ENEE una respuesta inmediata ante los apagones que a diario sufren.

"Nos cortan la energía de 2 a 8 horas diarias, el sábado pasado el apagón duró cerca de 20 horas", indicó Salazar.

La Cámara de Comercio e Industria de Copán ha hecho varios llamamientos a la ENEE para que solucione el problema de fluido eléctrico en la zona, donde en algunos municipios pasan días sin el servicio.

La ENEE informó en un comunicado que las interrupciones de energía eléctrica "han sido provocadas por las fuertes tormentas eléctricas y vientos huracanados", que han dañado algunos equipos del sistema de distribución.

Además, indicó que el viernes próximo el ministro hondureño de energía, Emil Hawit, se reunirá con representantes de las fuerzas vivas y autoridades municipales de las zonas afectadas para dialogar sobre "los avances y soluciones a esta problemática".

La demanda de energía de Honduras supera los 1.300 megavatios diarios, de los que el 65 por ciento son generados por plantas térmicas movidas con derivados del petróleo.