El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, reafirmó hoy a su homólogo de EE.UU., Barack Obama, su compromiso de cooperar para evitar ataques a estadounidenses como el de Libia, en el que fallecieron el embajador Chris Stevens y otros tres ciudadanos norteamericanos.

Los dos presidentes hablaron hoy por teléfono, según informó la Casa Blanca en un comunicado, y subrayaron "la importancia de trabajar juntos para ayudar a asegurar que las circunstancias que han llevado a la violencia en Libia y Egipto no representen una amenaza para las fuerzas de EE.UU. o afganas" en el país asiático.

Karzai expresó sus condolencias por los cuatro estadounidenses fallecidos en Libia, en una llamada que se engloba en las "consultas regulares sobre la transición en Afganistán", según el Ejecutivo estadounidense.

En cuanto al repliegue estadounidense de Afganistán iniciado en 2011, Obama repitió su compromiso de transferir detenidos a las autoridades afganas como respeto a "la soberanía afgana".

El embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, y otros tres estadounidenses fallecieron este martes en un ataque a la sede diplomática del país en la ciudad de Bengasi.