El presidente Ollanta Humala dijo el miércoles que respalda el protagonismo político de su esposa, la primera dama Nadine Heredia, y calificó de "machistas" a quienes la critican por considerar que desempeña funciones que no le corresponden.

En una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno con corresponsales extranjeros, Humala afirmó que en Perú no existe un cogobierno con Heredia, como sostienen sus detractores, quienes especulan que la primera dama tiene ambiciones políticas con miras a las elecciones presidenciales de 2016.

"El pueblo peruano me eligió a mí como presidente. En segundo lugar, yo gobierno con mi primer ministro y mis ministros de Estado y cada uno de ellos asume la responsabilidad de su sector en lo que hagan o dejen de hacer", dijo a una pregunta de The Associated Press sobre el cada vez mayor protagonismo de su cónyuge.

Humala dijo que Heredia, de 36 años, es una mujer con "mucha sensibilidad" que desea trabajar en temas como la lucha contra la desnutrición infantil y la defensa de las poblaciones vulnerables.

"Eso me parece bien. Yo respaldo el trabajo que hace Nadine como primera dama y lo hace sin costo alguno para el Estado", aseveró Humala, un ex teniente coronel del ejército de 50 años.

Los críticos del mandatario afirman que Heredia, comunicadora social de profesión con estudios de postgrado en ciencia política, actúa como una especie de presidenta paralela y cuestionan que tenga un papel más preponderante que los propios ministros en los diferentes actos públicos.

"Yo lamento que en la clase política haya ciertos sectores que tengan un pensamiento machista y que quieran ver a la mujer relegada a un plano doméstico, subalterno. Yo no acepto esto, yo creo que hay que darle valor y oportunidad a la mujer peruana", dijo el mandatario.

Recordó que el protagonismo y respaldo que tiene su esposa en la población es "incuestionable" y que eso viene de tiempo atrás cuando se lanzaron a la vida política.

Heredia, madre de tres niños, goza de mayor popularidad que el propio Humala. Un sondeo de la firma GfK divulgado a fines de agosto mostró que la primera dama tenía un 62% de respaldo, frente al 43% del mandatario.

La primera dama ha negado anteriormente que tenga aspiraciones políticas para 2016. No obstante, opositores al gobierno creen que podría querer imitar a la presidenta de argentina Cristina Fernández y buscar suceder a Humala.

Sin embargo, una ley peruana sería un obstáculo para Heredia ya que prohibe a familiares directos del presidente de turno postularse a la presidencia en el periodo inmediato siguiente.