El comisionado de la NFL Roger Goodell desea reunirse "lo más pronto posible" con los jugadores cuyas suspensiones por participar en un programa que pagaba dinero por lesionar a oponentes fueron temporalmente anuladas.

Durante una audiencia en el Capitolio, Goodell señaló el miércoles que la liga "ofreció varias veces que participaran como parte de un proceso de audiencia, el proceso del acuerdo de negociación colectiva, y yo esperaba que ellos lo hicieran pronto".

La semana pasada, un panel de apelación anuló las suspensiones del linebacker Jonathan Vilma (por la temporada 2012) y el defensive end Will Smith (cuatro partidos), de los Saints, por su papel en el programa de 2009-11 de pago de efectivo por lesionar rivales. El linebacker Scott Fujita, de los Browns, recibió una suspensión de tres partidos y el defensive end Anthony Hargrove, ahora agente libre, recibió suspensión de ocho juegos.

El panel de apelación dijo que Goodell debe aclarar sus fallos previos para garantizar que ningún aspecto de sus decisiones fue tomado con base en violaciones al tope salarial. Esa sería la jurisdicción del mediador especial Stephen Burbank.

En vez de eso, Goodell debe demostrar que la base de los castigos fue conducta inapropiada — como el intento de lesionar — en lugar de cualquier compensación económica secreta. En ese caso, Goodell habría tenido plena autoridad para imponer las suspensiones.

Jugadores y entrenadores implicados en el caso del programa de pagos testificaron bajo juramento en un caso relacionado de la corte federal que ellos nunca trataron de lesionar a jugadores de equipos rivales.

Solamente Smith jugó el domingo, cuando los Saints perdieron ante Washington. Vilma fue enviado a la lista de jugadores no aptos físicamente para jugar mientras que Fujita se perdió la derrota de Cleveland ante Filadelfia por lesión de una pierna.