Actos de violencia estallaron el miércoles en un acto proselitista de la oposición cuando partidarios del presidente Hugo Chávez bloquearon un camino, fue incendiado un camión de la campaña y ambos bandos se apedrearon.

Cientos de partidarios de Chávez, con camisas rojas, bloquearon la carretera cerca del aeropuerto en la ciudad de Puerto Cabello. Un camión usado por la campaña del candidato opositor, Henrique Capriles, estaba en llamas, al igual que una motocicleta.

Capriles iba visitar un área que suele simpatizar con Chávez. Los partidarios del candidato aspirante a la presidencia salieron corriendo en busca de refugio durante los hechos de violencia.

No estaba claro de inmediato si hubo heridos, aunque se vio la llegada de ambulancias al lugar. Algunos de los partidarios del gobierno fueron al aeropuerto y se llevaron altavoces y un generador.

Una camioneta que contenía volantes de la campaña de Capriles fue atacada por la turba que rompió las ventanillas, arrancó los faros y empezó a extraer partes del motor debajo del capó. Los volantes quedaron dispersos sobre el piso.

El gobernador del estado de Carabobo, Henrique Salas Feo, oponente de Chávez, condenó la violencia por televisión y dijo que "el país necesita paz". Efectivos de la Guardia Nacional llegaron al aeropuerto después de los hechos de violencia.

Capriles volaba en avión para el acto cuando se produjo la violencia. Luego llegó al mitin al aire libre, donde sus partidarios hicieron sonar trompetas y ondearon banderas.

Las tensiones han desembocado esporádicamente en violencia antes de la elección presidencial del 7 de octubre, en la que Chávez busca otro período de seis años.

Kelvis Olleda, un partidario de Chávez de 15 años de edad, culpó a la oposición de haber provocado el incidente. "Ellos empezaron esto. Nos estaban buscando", dijo Olleda con un garrote en la mano.

Endris Quintero, partidario de Capriles, observaba el conflicto a pedradas. "No es justo", opinó. "Independientemente del partido político, esto es un acto vandálico".

Jaime Castillo, un criminólogo, comentó mientras veía el tumulto que "el gobierno nos ha llevado a la confrontación". Agregó que funcionarios del gobierno local habían instado por Twitter y radio a los partidarios de Chávez a salir a las calles.

También culpó a la Guardia Nacional por no actuar inmediatamente, aunque sus efectivos estaban destacados en un puesto junto al lugar donde se produjo la violencia.

En los meses previos a la elección se han producido choques esporádicos entre partidarios de Chávez y Capriles. Días atrás, cuatro personas resultaron heridas en un tiroteo durante un ensayo electoral.

En julio, partidarios de Chávez apedrearon a los simpatizantes de la oposición que acompañaron a Capriles cuando éste encabezaba una marcha por un vecindario pobre de Caracas. La policía lo obligó a regresarse sin completar la marcha.

En otro incidente el 4 de marzo estallaron disparos mientras Capriles visitaba un barrio tradicionalmente prochavista en Caracas, y un simpatizante del líder de la oposición resultó herido.