El presidente del Congreso Nacional libio (Parlamento), Mohamed Yusef al Magrif, pidió hoy perdón por el ataque lanzado anoche contra el consulado de EEUU en Bengasi, en el que murieron el embajador estadounidense, Chris Steven, y otros tres ciudadanos norteamericanos.

"Pedimos perdón a Estados Unidos, al pueblo estadounidense y al mundo entero", dijo al Magrif en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro transitorio, Abderrahim al Kib.

Asimismo, Al Magrif, que calificó lo ocurrido de "ataque criminal y cobarde", agregó: "condenamos con rotundidad cualquier ofensa contra el islam y el profeta (Mahoma), como condenamos y rechazamos con rotundidad el uso de la violencia y el asesinato de inocentes como medio de expresión".

El ataque se produjo tras una protesta frente a la sede del consulado por un vídeo realizado en EEUU y que supuestamente ofendía a Mahoma.