El ataque contra el consulado de Estados Unidos en Bengasi, que acabó con la vida del embajador Chris Stevens y de otros tres empleados de la sede diplomática, fue "muy bien planificado" y además "relacionado con el aniversario del 11 de septiembre", dijeron hoy varios expertos.

"Lo que ocurrió en Libia fue (...) un ataque muy planeado y altamente dotado de armas que subraya cuán peligrosa es la situación en Libia desde un punto de vista de seguridad", consideró en una rueda de prensa telefónica Isobel Coleman, directora del programa de política exterior del Council of Foreign Relations (CFR).

Coleman precisó que los ataques ponen en evidencia que aún existen grupos armados que están fuera del control del Gobierno y que están bien armados.

Los ataques en la oficina consular de Bengasi se produjeron el martes coincidiendo con manifestaciones de protesta en Libia y Egipto contra un vídeo en el que se critica el Islam y se caricaturiza la figura del profeta Mahoma, pero Coleman no cree que los casos sean comparables.

"Creo que los ataques ocurridos en Egipto y en Libia son de diferente naturaleza. En Egipto se ha puesto mucha atención sobre el vídeo, ha sido muy denunciado y comentado", lo que propició el ataque contra la embajada de EEUU en El Cairo, añadió.

Según Coleman hay que considerar que en Bengasi el ataque "sobrepasó totalmente a las fuerzas de seguridad locales, a las fuerzas armadas libias y a la seguridad estadounidense que estaba en la sede diplomática".

Ed Husain, experto en ideología islamista y Oriente medio del CFR opinó además que "sin ninguna duda" el ataque en Bengasi está relacionado con el aniversario de los atentados del 11 de septiembre, "por una remanente creencia" en parte de la sociedad de que "Estados Unidos está en guerra con el Islam y los musulmanes".

"Lo que pasó en Irak con Abu Ghraib, en la bahía de Guantánamo y la reciente quema de ejemplares del Corán en Afganistán, todo esto amplificado por el discurso de Al Qaeda y otros islamistas no violentos alimenta la idea de que EEUU está en guerra con el Islam", explicó Husain.

Aunque no ha habido una confirmación pública sobre los hechos, la cadena CNN adelantó que el ataque que causó la muerte de Stevens y de otros tres empleados consulares fue planeado con antelación y los atacantes utilizaron las protestas contra el vídeo que caricaturiza el Islam como "distracción", según fuentes oficiales consultadas por el canal.

"Éste fue un ataque coordinado, fue más un evento de tipo comando", dijo el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Mike Rogers a la cadena CBS.

"Se había coordinado el fuego, tanto el directo como el indirecto. Parecía haber maniobras militares aproximándose a la institución", consideró.

Coleman y Husain coincidieron también con algunos oficiales estadounidenses en que el origen del ataque podría estar detrás de simpatizantes de Al Qaeda, aunque no necesariamente ligados a la red terrorista.

"Hay que considerar que muchos de estos ciudadanos han crecido bajo un régimen que les decía lo que tenían que hacer y no asumen el grado de libertad del que pueden llegar a disfrutar los ciudadanos de los países democráticos", puntualizó Husain.

Tras los ataques, funcionarios estadounidenses indicaron hoy que Washington desplegará aeronaves no tripuladas lo antes posible para recabar información en las cercanías de Bengasi y otras zonas del este de Libia y aclarar así qué grupos organizados pudieron estar detrás.