EE.UU. utilizará aviones no tripulados ("drones") en Libia para buscar campamentos de extremistas y otros objetivos que pudieran estar vinculados con el ataque al consulado estadounidense en Bengasi, en el que falleció el embajador en ese país, Chris Stevens, informó hoy la CNN.

Funcionarios estadounidenses indicaron que Washington desplegará estas aeronaves lo antes posible para recabar información en las cercanías de Bengasi y otras zonas del este de Libia, donde ayer fallecieron por un ataque con lanzagranadas cuatro estadounidenses, incluido el embajador Stevens.

Esta decisión intenta aclarar qué grupos organizados están detrás de un ataque que parece haber sido planificado, ya que contrasta con las protestas callejeras en la embajada estadounidense en Egipto también ayer, donde no hubo víctimas, y que estuvieron motivadas por un vídeo en internet que se mofa del islam.

La propuesta para el uso de aviones no tripulados debe ser aprobada por el Pentágono y la Casa Blanca y serviría para recopilar información de inteligencia que sería posteriormente entregada a las autoridades libias para que ellos golpeen militarmente de ser necesario.

En junio, funcionarios libios aseguraron que Estados Unidos utilizaba aviones no tripulados en el este de Libia para perseguir el rastro de grupos vinculados con el extremismo islámico de Al Qaeda o grupos afines.

Fuentes del Gobierno estadounidense también han asegurado a la CNN que el ataque fue planeado con antelación y los atacantes utilizaron las protestas contra el vídeo que caricaturiza el islam como "distracción".

Además del embajador Stevens murieron otros tres estadounidenses durante el ataque.