Las bancadas de diputados del oficialismo y la oposición en la Asamblea Nacional de Panamá mantuvieron hoy las posiciones encontradas sobre un proyecto de reformas electorales que impulsa el gobernante partido Cambio Democrático (CD).

La discusión del segundo de tres debates del proyecto de ley 508 que introduce cambios en el Código Electoral fue retomada hoy, luego de haber sido suspendida hace dos días para que los diputados dialogaran para acercar posiciones y agilizar el debate.

Tras reiniciarse la discusión, el ambiente se calentó en el pleno legislativo cuando el oficialista Marco González presentó una propuesta para modificar el reglamento interno, a fin de que los diputados de la oposición no sigan aplicando "tácticas dilatorias" para alargar el debate y evitar así que se vote el proyecto.

El asunto provocó que algunos de los diputados de las bancadas opositoras del Partido Panameñista (PPa) y el Partido Revolucionario Democrático (PRD) se pararan de sus puestos y rodearán al presidente del parlamento, Sergio Galvez, para expresar su rechazo a la medida.

Incluso, los parlamentarios del PRD se taparon la boca con cinta adhesiva en señal de protesta.

El diputado panameñista José Isabel Blandón dijo en el pleno que su partido presentará una denuncia penal ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) contra los 40 diputados del oficialismo que votaron a favor de la propuesta de modificación del reglamento interno, ya que, indicó, es una medida "ilegal".

Un grupo reducido de miembros del Partido Panameñista realiza una vigilia pacífica en los predios del parlamento, que es resguardado por más de una media docena de policías antidisturbios.

El parlamento panameño realiza la discusión del proyecto 508 a puerta cerrada, solo con la presencia de la prensa, luego de que la semana pasada se dieran incidentes en las gradas del hemiciclo entre personas que apoyan y rechazan el proyecto.

El proyecto de cambios electorales propone la eliminación del voto "plancha" (toda la lista de un partido), considerado como el más polémico de los cambios que plantea.

Los diputados oficialistas señalan que no atenta contra la democracia, como denuncia la oposición, que además asegura que solo beneficiaría a los que se han cambiado a la bancada de Gobierno.

Además de eliminar el voto lista, el proyecto establece un 50 % de las postulaciones para mujeres para las elecciones internas de los partidos y que los aspirantes a candidaturas independientes a la Presidencia deben recolectar firmas de un mínimo del 2 % de adherentes del total de votos válidos emitidos en las últimas elecciones (2009).

También establece que las primarias deben celebrarse seis meses antes de los comicios, propuesta que, sin embargo, fue modificada por el CD y dejado como está en el Código Electoral que dicta que se realizarán un año antes de las elecciones.

Los diputados se mantienen en sesión permanente debatiendo el texto propuesto por el CD.