El Gobierno brasileño expresó hoy un enérgico "repudio" ante los atentados contra las representaciones diplomáticas de Estados Unidos en El Cairo y la ciudad libia de Bengasi y manifestó su "solidaridad" al Gobierno de Barack Obama.

"El Gobierno brasileño tomó conocimiento con consternación de los ataques" y lamentó en especial el atentado que le costó la vida al embajador de Estados Unidos en Libia, Christopher Stevens, y a otros tres funcionarios de la embajada, dice un comunicado difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La nota expresa que "Brasil repudia vehementemente los ataques y recuerda la obligación de que los países observen el principio de inviolabilidad de las representaciones diplomáticas y consulares", tal como se establece en las Convenciones de Viena de 1961 y 1963.

Asimismo, Brasil transmitió "a las familias de los diplomáticos fallecidos y al Gobierno de Estados Unidos su solidaridad por la muerte de funcionarios al servicio de su país".

El atentado contra el consulado estadounidense en Bengasi ocurrió tras una protesta frente a la sede de esta oficina diplomática por un vídeo realizado en Estados Unidos que supuestamente ofendía a Mahoma.

En protesta por ese mismo vídeo, miles de manifestantes se congregaron este martes frente al complejo de la embajada de EE.UU. en El Cairo, al que algunos lograron ingresar para arrancar la bandera estadounidense y sustituirla por una negra.

Los funcionarios de la legación diplomática no se encontraban en el edificio cuando comenzaron los altercados, que forzaron el despliegue de unidades de las Fuerzas Armadas.