El receptor Chad Johnson corre el riesgo de pasar hasta un año en prisión por la acusación de violencia doméstica que le formuló hoy la oficina del Fiscal Estatal de Broward.

El seis veces receptor abierto del 'Pro Bowl' fue arrestado en agosto pasado después de que su esposa le acusó formalmente de haberla golpeado en la cabeza durante una discusión.

El exjugador de los Dolphins de Miami fue liberado tras pagar una fianza de 2.500 dólares.

Un día después del escándalo los Dolphins rescindieron el contrato con Johnson, de 34 años, que hasta entonces venía buscando un lugar en el equipo tras pasar una mala temporada con los New England Patriots.