El candidato de la oposición para la elección presidencial de octubre en Venezuela se burló el lunes del presidente Hugo Chávez por aseverar que aplica políticas socialistas que se preocupan por los pobres y prometió utilizar la riqueza petrolera del país más eficientemente si es elegido presidente.

Henrique Capriles declaró que casi 14 años de gobierno de Chávez han hecho que el país tenga una de las tasas de homicidios más altas del mundo, prisiones plagadas de violencia y hospitales en ruinas.

"Si ellos son socialistas, yo soy marxista-leninista", dijo Capriles durante un discurso en el que esbozó sus planes de resultar ganador de los comicios de octubre.

"Este gobierno importa gasolina de Estados Unidos y dice que lucha contra el imperialismo. Importa arroz de Estados Unidos este gobierno que se dice que logró la independencia", dijo el candidato opositor a una multitud que lo ovacionaba.

Capriles prometió mejorar las fuerzas del orden y dar a los venezolanos más oportunidades laborales, así como mejores servicios de agua y electricidad.

Capriles acusó a Chávez de desperdiciar la riqueza petrolera de Venezuela en contratos de suministro de combustible con países aliados, como Cuba y Nicaragua, que implican financiamiento a largo plazo y con intereses bajos. "No vamos a regalar una gota más de nuestro petróleo a ningún país".

El presidente refuta esa descripción y asegura que Venezuela ha alcanzado acuerdo petroleros mutuamente beneficiosos con sus aliados durante su gobierno.

Por su parte, en un discurso televisado Chávez dijo que Capriles es un "niñito rico disfrazándose de pobre, de muchacho de barrio".

"A las familias que tienen sus riquezas, tienen sus buenas casas, tienen sus buenos vehículos, con tremendos apartamentos en la playa, les gusta viajar al exterior en vacaciones, ¿a ellos les conviene una guerra civil?", dijo el presidente a sus partidarios.

"Hasta los ricachones, hasta a las familias ricas, que quieren la tranquilidad, les interesa que gane Chávez y los invito a que voten por Chávez les garantiza paz, estabilidad, crecimiento económico".

Chávez agregó que "después de varios días de lo que pasó, de la explosión que hubo en Amuay, los venezolanos no conocemos las causas de ese accidente. La gran pregunta que nos hacemos todos los venezolanos: con este gobierno sabremos alguna vez que fue lo que pasó allí?". El 25 de agosto una explosión en la refinería de Amuay dejó al menos 42 muertos.

El mandatario ha acusado varias veces a su rival de representar los intereses de los acaudalados, pero Capriles se considera de centro-izquierda y ha dicho que mantendrá los programas de ayuda a los pobres mientras trabaja con el sector privado para crear empleos.

El opositor también ha criticado firmemente las nacionalizaciones de empresas privadas durante la presidencia chavista.

Entre otras promesas, Capriles dice que reducirá la inflación — que con 18,1% es una de las más altas del continente — y aumentará el salario mínimo al equivalente a unos 581 dólares mensuales, desde los actuales 476.

"El gobierno central nos dice que tenemos uno de los salarios mínimos más altos de Latinoamérica y eso es una gran mentira... Nuestro compromiso será que el dinero le alcance a nuestro pueblo, que el salario le permita cubrir la canasta alimentaria y ahorrar", agregó.

Chávez ha mantenido la ventaja en encuestas recientes, pero una publicada en agosto puso a los dos candidatos casi empatados. El presidente desea quedarse otros seis años en el Palacio de Miraflores.

___

Luis Andrés Henao está en Twitter como: https://twitter.com/LuisAndresHenao