Un terremoto de 4,9 grados en la escala de Richter, de un máximo de diez, sacudió hoy la provincia de Yunnan, en el suroeste de China, apenas cuatro días después de que otro seísmo dejara al menos 81 muertos en el área.

Según informó hoy el Centro de Control de Terremotos de China, el terremoto se detectó a las 11.21 horas locales (03.21 GMT) de hoy y su hipocentro se localizó a una profundidad de diez kilómetros.

Hasta el momento se desconoce si el movimiento de tierra ha dejado víctimas o daños materiales.

El pasado viernes, un seísmo de 5,7 grados en la escala Richter en la zona limítrofe entre Yunnan y la provincia de Guizhou dejó al menos 81 muertos y más de 800 heridos.

Más de 20.000 viviendas se derrumbaron y fue necesario evacuar a más de 100.000 personas, en un desastre natural que ha dejado daños superiores a los 3.500 millones de yuanes (551 millones de dólares).

Las tareas de rescate y asistencia se han visto perjudicadas por las fuertes lluvias, que la pasada noche causaron inundaciones que obligaron a evacuar a miles de personas, según la agencia oficial de noticias china Xinhua.