La subsecretaria de Estado de EE.UU. para la Democracia, María Otero, viajará mañana a la capital de Honduras, Tegucigalpa, para tratar, hasta el viernes próximo, la situación de Derechos Humanos en el país centroamericano, informó hoy el Departamento de Estado en un comunicado.

"En Honduras, la subsecretaria Otero encabezará la delegación de EE.UU. para el primer Grupo de Trabajo Bilateral de Derechos Humanos" entre el país centroamericano y Estados Unidos, añadió la nota.

Según explica el comunicado, las sesiones de trabajo se centrarán en impulsar la cooperación bilateral en la lucha contra la impunidad, la reforma del sector de justicia de Honduras y el fortalecimiento de las instituciones hondureñas de derechos humanos.

Otero estará acompañada por el subsecretario para la Democracia, Trabajo y Derechos Humanos de EE.UU., Michael Posner; la subsecretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Liliana Ayalde, y representantes de la Oficina del Departamento de Estado de Asuntos Narcóticos Internacionales y Fuerzas de Seguridad (INL) y de la Oficina de Conflicto y Operaciones de Estabilización (OSC).

Otero se reunirá también con una serie de altos funcionarios hondureños, representantes de organizaciones no gubernamentales, activistas de derechos humanos y líderes juveniles "para discutir la importancia de los derechos humanos, el fortalecimiento del Estado de derecho, y la mejora de la seguridad ciudadana".

Precisamente este fin de semana, Estados Unidos confirmó haber suspendido su cooperación para compartir información de radares aéreos con Honduras en la lucha contra el narcotráfico tras el derribo unilateral por parte de Honduras en julio pasado de dos avionetas civiles que eran sospechosas de transportar droga en el caribe hondureño.

William Ostick, portavoz del Departamento de Estado, confirmó a Efe que EE.UU. reanudará la cooperación aérea en materia de radares cuando tenga garantías de que no ocurrirán nuevos derribos de avionetas.

Esos derribos violan un acuerdo bilateral que prohíbe atacar aeronaves civiles y cuando la embajada estadounidense en Honduras tuvo conocimiento de los hechos expresó su preocupación y pidió información de lo sucedido.