El sangriento conflicto sirio, que se ha cobrado la vida de miles de personas y ha dejado más de 1,2 millones de desplazados, es "complejo", "durará mucho tiempo" y su final es "impredecible", dijo el escritor y miembro de la organización The American Task Force for Palestine, Hussein Ibish.

"Estamos ante una guerra que es compleja, con resultado incierto", dijo Ibish en una entrevista con Efe en Santo Domingo, donde hoy interviene en un panel acerca de la crisis actual en Siria, organizado por la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), del expresidente dominicano Leonel Fernández.

Para el exdirector ejecutivo de la Fundación Hala Salaam Maksoud para el Liderazgo Árabe-Estadounidense, "todavía falta mucho para el final de esta guerra" cuya solución, opinó, no será breve ni simple y, mucho menos, limpia.

Esto, argumentó, por la fortaleza que demuestran las partes enfrentadas y, además, por el apoyo que el régimen de Bachar al Assad sigue recibiendo de países como Rusia e Irán.

Si al Assad pierde el control de Damasco, la capital del país árabe, "lo pierde todo y no podrá recuperarse, pero aún así el conflicto seguiría por mucho tiempo", apuntó Ibish, de origen libanés.

Y es que, para el escritor, "en gran sentido, esto se ha vuelto un conflicto sectario" y las comunidades consideran que están en una lucha por su sobrevivencia, por lo que auguró un largo camino pese a una eventual caída del régimen, ya sea por la salida, captura o muerte de al Assad, en el Poder desde 2010.

Incluso, precisó, aunque el propio gobernante ordenara el cese del conflicto, "nadie lo escuchará".

Esto, apostilló, porque en Siria, "todo está en juego", incluso, "el futuro de Medio Oriente está siendo decido en Siria en este momento", consideró.

Por ejemplo, apuntó el escritor, en este conflicto se decidirá si Irán, acusado por los rebeldes sirios y Estados Unidos de apoyar militarmente a al Asad, "va a ser una potencia regional o una pequeña potencia que se está defendiendo a sí misma".

Lo que sí considera Hussein Ibish es que "inevitablemente" habrá una fragmentación del estado sirio como ya sucedió en su momento en países como el Líbano, Irak, Bosnia y Somalia.

Asimismo, calificó un "poco extraña" la posición adoptada por Estados Unidos ante el sangriento conflicto sirio, ya que expresó que por un lado quiere que el régimen de al Asad cambie, pero, por el otro, "tiene miedo" al proceso que esto pudiera implicar.

Ibish lo achaca, en parte, a las crisis económica en ese país, así como a la actual campaña electoral para las elecciones de noviembre próximo, pero también "a la resaca" que dejaron a Estados Unidos las guerras en Afganistán e Irak y que, en su opinión, le han hecho "más tímido y con miedo a tomar riesgos".

Sin embargo, cree que esta actitud cambiará "drásticamente" después de las elecciones, independientemente de los resultados, porque, a su juicio, no hay mayores diferentes en la política exterior del actual presidente de estadounidense, Barack Obama, y la de su rival, el republicano Mitt Romney.

HASH(0xa4f06c4)

Marta Florián